Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » Keylor no pudo impedir la derrota del PSG, que llegará minado por las dudas ante un Real Madrid demoledor

Keylor no pudo impedir la derrota del PSG, que llegará minado por las dudas ante un Real Madrid demoledor

El Real Madrid aplastó a la Real Sociedad 4-1 y llegará con la moral al tope frente a un irreconocible París Saint-Germain, que perdió

by Eduardo Baldares

El próximo miércoles chocan en Madrid los líderes de las ligas española y francesa para ver cuál de los dos avanza a los cuartos de final de la UEFA Champions League.

En la ida, el París Saint-Germain ganó con un golazo agónico de Kylian Mbappé, 1-0, por lo que el Real Madrid llegará con la tarea de intentar remontar en el Santiago Bernabéu.

¿Cómo llegarán los clubes a dicha contienda? Con realidades muy diferentes. El París Saint-Germain perdió y el Real Madrid triunfó. Además, contundentemente.

Con la mente puesta en el estadio Santiago Bernabeu, en la cita del miércoles contra el Real Madrid en la Liga de Campeones, el París Saint Germain cayó en su visita a Niza (1-0) con un gol de Andy Delort a dos minutos del final.

Tiene más que encarrilado el título de la Ligue 1 el equipo de Mauricio Pochettino que no pudo contar con Kylian Mbappe, suspendido por tarjetas. Tampoco pudo recurrir al argentino Leandro Paredes, Ander Herrera, Achraf y, como se esperaba, Sergio Ramos, lesionados.

No reservó muchas cosas el técnico argentino para el encuentro del Allianz Riviera ante el un adversario que puja por el segundo puesto de la clasificación y que dio un gran paso hacia su objetivo. No desperdició la distracción de su rival. Y en cuanto pudo marcó.

Pochettino optó por el siguiente once: Keylor Navas; Thilo Kehrer, Marquinhos, Abdou Diallo, Juan Bernat; Georgino Wijnaldum, Danilo, Marco Verratti; Leo Messi, Ángel Di María y Neymar.

No hizo cambios hasta el tramo final. En el 79 Mauro Icardi ocupó el lugar de Di María. Y en el tiempo añadido, con desventaja en el marcador, recurrió a Julian Draxler por Kehrer y a Idrissa Gueye por Wijnaldum.

El duelo fue plano, sin sobresaltos ni grandes ocasiones. El equipo local que entrena el último campeón, Christophe Galtier, mantuvo el pulso y aprovechó su ocasión. Llegó en el tramo final, en el minuto 88, cuando un gran centro de Calvin Stengs desde la izquierda fue rematado por Andy Delort con potencia, imposible para Keylor Navas.

El gol llegó sin posibilidad de reacción para el París Saint Germain que sufrió su tercera derrota en la Ligue 1 aunque aventaja en trece puntos al combinado nicense, segundo en la clasificación.

Apenas le afecta el revés encajado al París Saint Germain, al que le sobran puntos para la reconquista del campeonato. El objetivo del líder es otro mayor ahora. La cita del Santiago Bernabeu ante el Real Madrid en los octavos de la Liga de Campeones que el combinado parisino afronta con un gol de renta.

Este sábado el PSG perdió de visita ante el Niza, 1 – 0, con gol al 88′ de Andy Delort. Fue en un contragolpe desde la izquierda que terminó con un centero a segundo palo que remató el anotador con violencia entrando al área chica, un balazo al ángulo superior, imposible para el tico Keylor Navas.

Igual los parisinos están muy cómodos en la cima, con 13 puntos de ventaja sobre su rival más cercano… precisamente el Niza.

Todavía no se sabe si el costarricense atajará en la que fuera su casa antes de recalar en París.

En cambio, el Real Madrid asestó un golpe con tintes definitivos a LaLiga Santander (4-1), aumentando a ocho puntos la distancia al Sevilla, con una remontada repleta de contundencia a una Real Sociedad desfigurada, en el mejor ensayo posible para el equipo de Carlo Ancelotti de cara al París Saint-Germain.

Sin sentir la presión de un perseguidor regular. Con la noche europea ante el PSG en la cabeza de todos, el Real Madrid sacó a relucir la mejor de sus versiones en un simulacro de lo que le espera el miércoles en un partido que marcará su temporada. Ante uno de los peores rivales que se podían presentar en el Santiago Bernabéu por la estadística reciente, una Real Sociedad que tenía la fórmula de como ganar en la casa blanca con Imanol Alguacil, pero que traicionó a su identidad tras ver todos los condicionantes a su favor.

Tiene dinamita arriba y lo mostró la única ocasión que pisó área madridista. Llamaba a la presión alta del equipo de Carlo Ancelotti, con balón dormido en pies de Remiro con el objetivo de encontrar espacios que atacar con la velocidad de Isak. Los encontró en su primera incursión y Silva fue derribado por Carvajal, de nuevo pasado de revoluciones en su propia área con un penalti evitable. De nada le sirvió a Courtois adivinar el lugar de lanzamiento de un especialista. Oyarzabal lo ajustó tanto al poste que fue imparable.

Con guión inesperado, el líder debería gastar más energía de las deseada para puntuar. Y no dudó. Reaccionó con rapidez. Con la personalidad y el vigor que le metió al partido Eduardo Camavinga, puro físico con las espaldas cubiertas por Casemiro para soltarse en ataque. Con los brasileños Rodrygo y Vinícius enchufados en las bandas, eléctricos, pidiendo balones y encarando siempre. Hasta Alaba y Militao sumándose al ataque sin rubor.

Lo permitió una Real Sociedad que se parapetó en su terreno y se olvidó de jugar. El balón le quemó y le duró segundos. Con errores graves de Remiro con los pies y de la zaga en el inicio de jugadas. No recibieron castigo pese a los intentos de Casemiro. De cabeza, con disparo lejano y viendo como Le Normand salvaba lanzándose al verde la más clara, cuando se disponía a mandar el balón a la red solo en el segundo palo.

Fue cuando llegó ese momento de rabia que enciende al Bernabéu y le hace soñar de cara al PSG. Cuando se podía pensar que faltaba lucidez en los metros finales, apareció el descaro de Camavinga para soltar un zurdazo desde 30 metros que rozó en Illarramendi y no vio Remiro. No había pasado un minuto y Benzema marcaba el tanto de la remontada, anulado por fuera de juego, pero el aviso de un Real Madrid desatado que golpeó con otra genialidad de Modric.

Un equipo que explota el disparo lejano y de zurda. El testigo de Marco Asensio recogido por Camavinga y hasta Modric, que pisó el balón, salió hacia su izquierda y soltó un disparo a la red que desató una celebración que mostraba la importancia de un partido en el que se daba un nuevo paso firme hacia el título.

Los errores cometidos del primer acto y el marcador en contra obligaron a la Real Sociedad a modificar su comportamiento. Pacheco y Silva los damnificados al descanso. Un intento de adelantar líneas que encontró el regreso de una presión alta y organizada madridista.

El plan de Ancelotti funcionó y el partido se mantuvo vivo por la inspiración de Remiro ante Benzema y gracias al segundo tanto anulado al francés, en esta ocasión por fuera de juego de Rodrygo. Pero la realidad en que nunca estuvo en peligro el triunfo del líder. Con Thibaut Courtois dejando su portería a cero por quinta jornada consecutiva y sin ser exigido en ningún disparo a puerta del rival.

Y al tercer gol de Karim fue la vencida. El broche con otros dos tantos en tres minutos a una noche de ensayo que relanza la moral madridista. Tras un penalti sobre Vinícius que no desaprovechó el máximo goleador de LaLiga para firmar su vigésima diana antes del gol final de Marco Asensio, 120 segundos después de saltar al campo, tras una gran acción de Carvajal. Con medio título en el bolsillo, llega el turno de demostrar si el Real Madrid tiene proyecto para aspirar a la Liga de Campeones.

El Real le lleva ocho puntos al sublíder, Sevilla.

Foto: EFE

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware