Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » ¿Por qué están ocurriendo torbellinos en Cartago? IMN da la explicación

¿Por qué están ocurriendo torbellinos en Cartago? IMN da la explicación

by Alejandro Arley

Este mes, en tres ocasiones, las fuertes ráfagas de viento provocaron cuantiosos daños materiales en varios sitios del cantón central. Dos de los fenómenos fueron torbellinos y el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) analiza el más reciente.  

Los casos ocurrieron el 2 de agosto en La Lima, el 11 de agosto en San Blas y el 23 de agosto en el residencial González Angulo, cerca de Los Ángeles.

Casas destechadas, árboles caídos, vehículos golpeados y daños en el tendido eléctrico han sido parte de los efectos de estos fenómenos.

Los hechos quedaron registrados en videos que grabaron vecinos, conductores y transeúntes.

La meteoróloga Gabriela Chinchilla explicó que los torbellinos se forman por nubes de tormenta muy grandes. Son muy habituales en el país y científicamente se llaman cumulonimbos (a la izquierda en la foto). Tienen una base oscura.

Dentro de esas nubes hay movimientos de aire muy fuertes que pueden ser verticales: ascendentes y descendentes. Pero eso puede cambiar rápidamente debido a la actividad intensa.

“Llega un momento en el que ese tipo de circulaciones, comienza no solamente a subir y a bajar sino a rotar, es decir a moverse en forma circular. Sucede dentro de la nube y es tan intenso que, de la base de la nube, se va hacia el suelo. Ahí podemos ver vientos dando vueltas o eventualmente lo que se llama un embudo, la característica forma de un tornado o un torbellino”, dijo.

“Algunas veces no se puede ver el embudo por varias razones, porque tal vez no ha sido tan fuerte y solamente empiezan a generarse las corrientes de aire intensas y el embudo no termina de verse”, añadió.

No todo viento fuerte es un torbellino. Dentro de esa gran nube hay ráfagas de viento muy intensas que no están moviéndose de forma rotatoria. Suben hacia la nube y bajan a una velocidad altísima de 100 o 150 kilómetros por hora.

Por eso, en el caso del 23 de agosto, se está revisando si se trató de ráfagas descendentes o de un torbellino.

Parte del techo de unos apartamentos impactó contra el portón de una casa en el residencial González Angulo el pasado 23 de agosto. Foto: Cortesía de Oscar Cordero.

 ¿Qué pasa en Cartago? La explicación tiene que ver con el punto de encuentro de los vientos alisios, que entran por el Caribe del país y los vientos del Pacífico, que están cargados de humedad.

Los alisios convergen con los del Pacífico en el Valle Central y se crea un ascenso que convierte las nubes en cumulonimbos.

A esa franja, en donde se encuentran los vientos, se le conoce como frente de brisa. Por eso, ahí van a estar este tipo de nubes que generan tormentas, aguaceros y torbellinos.

“Este mes de agosto hemos tenido vientos del oeste, del Pacífico bastante fuertes, por diferentes factores en la atmósfera y un viento alisio más débil. Entonces, esta brisa del oeste, este viento húmedo, converge con el alisio en Cartago precisamente, en esa zona del este del Valle Central”, comentó.

“Ahí es donde se forma ese frente de brisa tan intenso que si, por ejemplo, durante el día tuvimos mucho calentamiento, ayuda a que esos ascensos sean vertiginosos y los cumulonimbos sean muy grandes. Significa que también son peligrosos y fácilmente pueden provocar este tipo de fenómenos”, recalcó.

La experta del Instituto Meteorológico explicó que hay otra provincia del Valle Central en la que también hay mayor probabilidad de que ocurran torbellinos.

“Esa convergencia de vientos muchas veces se da en la zona de Heredia. Por eso tiene estadísticamente tiene uno de los mayores valores u ocurrencia de torbellinos. Es una región en la que frecuentemente se forma ese frente de brisa”, indicó la experta.

Este año se han registrado cuatro torbellinos, dos en Cartago (uno más en estudio) y dos en Heredia. Hubo otro que fue de polvo y por eso se incluye en una categoría distinta.

Del 2000 al 2021 el IMN contabiliza aproximadamente 30 eventos de este tipo en el Valle Central, confirmados con videos o fotos. El promedio de este año es superior al del período en general.

“Es importante saber que estamos en un año muy particular, que ha sido de de eventos extremos, lluvioso, bajo un fenómeno de La Niña que está fuerte, activo y otras circulaciones en la atmósfera que ayudan también a que se den esos casos específicos”, aclaró.

Finalmente, la meteoróloga explicó cuál es la diferencia entre un torbellino y un tornado. Tiene que ver con el tamaño.

“Básicamente es la escala. Los torbellinos son más pequeños. Aquí en el país nunca hemos visto un tornado, los que se dan por la convergencia de masas sumamente frías con masas cálidas en unas planicies gigantescas que se dan en latitudes medias del hemisferio norte y el hemisferio sur. Aquí se han visto (torbellinos) de radios de 30 metros, pero los tornados son hasta de kilómetros, son gigantescos”, puntualizó.

Cuando hay un torbellino, la recomendación es buscar un sitio seguro, ojalá dentro de una casa o comercio. Lo mejor es alejarse de las ventanas.

Contrario a lo que se piensa, la experta dijo que es conveniente dejar puertas y ventanas abiertas para que el viento circule. 

Los vehículos podrían ser una opción pero en ocasiones, la fuerza del viento los mueve, los vuelca o lleva objetos contra ellos a gran velocidad.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware