Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » Juez condena a Unibe al pago de dinero a estudiantes afectados por caso de carrera técnica

Juez condena a Unibe al pago de dinero a estudiantes afectados por caso de carrera técnica

by Alejandro Arley

La sentencia, dictada este jueves en los Tribunales de Goicoechea, responsabiliza al centro de estudios en la parte civil y absuelve a cuatro de sus representantes del delito de estafa por el cual fueron querellados.

La resolución del juez, Andrés Saborío Cascante, determina que la Universidad de Iberoamérica (Unibe) y dos de sus representantes, de manera solidaria, deben pagar una suma de dinero superior al millón de colones a 27 de los afectados por concepto de daño moral y otro monto adicional por las matrículas.

El caso se remonta al año 2015 cuando se impartió la carrera de asistente técnico de Microbiología y laboratorio clínico.

Un grupo de estudiantes denunció que, tras graduarse, no pudieron inscribirse al Colegio de Microbiólogos porque no cumplían con los requisitos. Además la entidad habría señalado deficiencias en el programa de estudios.

Alegaron que en la Universidad les ofrecieron que ese trámite iba a ser posible, hecho que vieron como positivo porque la vinculación con el Colegio les abriría puertas laborales.  

Aunque la Fiscalía desistió de acusar a los implicados, 29 estudiantes, a través de sus abogados, presentaron una querella por el delito de estafa y una pretensión en la vía civil. Por eso, el caso llegó a juicio.

Absolutoria en lo penal

El juez absolvió de toda pena y responsabilidad, en aplicación del principio de inocencia, a las cuatro personas querelladas por estafa, de apellidos Leiva, Hernández y Blanco.

Saborío explicó que en el proceso no se comprobó la comisión del delito y afirmó que la querella tenía falencias importantes.

Citó por ejemplo, que la pieza acusatoria no establecía detalles claves de tiempo, modo y lugar en el que supuestamente se cometieron los presuntos delitos. Es decir, fue omisa en esos aspectos claves relacionados con la forma en que ocurrieron los hechos.

“Cuando leemos la querella, vemos que se encuentra redactada en ocho acápites y no vemos en todos ellos ni el dónde, ni el cómo ni el cuándo”, expresó.

La querella señala que personas de la universidad ofrecieron a los estudiantes que iban a poder incorporarse al colegio profesional pero no especificó fechas, sitios y circunstancias en las que presuntamente se les hizo el planteamiento.  

El juez añadió que los abogados trataron de subsanar ese problema con el testimonio de los afectados quienes en los interrogatorios manifestaron cómo sucedieron las cosas, sin embargo, consideró que esa no era la forma de solucionar los vacíos de la querella. “Se requiere que desde la misma imputación de los hechos se diga”, comentó.

Condena civil

En materia civil, el juez consideró que la Universidad y dos de sus representantes de apellidos Hernández y Blanco sí tuvieron responsabilidad por la situación que vivieron los estudiantes de la carrera técnica y les condenó al pago de dinero.

Afirmó que el centro de estudios no “hizo los esfuerzos suficientes” para que se cumpliera el ofrecimiento verbal hecho a los estudiantes de que su carrera les permitiría una inscripción ante el Colegio de Microbiólogos.

Se determinó el pago de un millón de colones a 27 de los 29 afectados por concepto de daño moral el cual se pudo comprobar a través del testimonio de los denunciantes quienes relataron cómo les afectó el hecho de acceder al colegio profesional.

“Hay un tema de daño moral, ese daño psicológico que los ofendidos vienen a establecer a partir de indicar sentimientos de frustración, de depresión, de que se les indicara una cosa y que nunca se les llegó a cumplir. Esos son daños que la Unibe y los representantes que ya hice mención deben de cumplir”, manifestó Saborío.

Dos de los alumnos, no comparecieron ante el juez y por eso no se pudo verificar el daño moral.

Además, Saborío resolvió que a los estudiantes se les debe pagar montos que invirtieron en matrícula de los cursos. Las cifras varían según casa caso.

La representación de los estudiantes estuvo a cargo de los abogados Adrián Fernández y Joseph Rivera quien se incorporó al proceso cuando ya la querella se había presentado.

Joseph Rivera, abogado.

Posición de la defensa

El abogado Daniel Brenes Morales, defensor en la parte penal de las cuatro personas querelladas, dijo que en el juicio quedó demostrado que no hubo delito de estafa.

Noticias Columbia intentó conocer el criterio del abogado Israel Hernández Flores, defensor en la parte civil, sin embargo, expresó que las declaraciones en términos generales las daría su colega.

Brenes informó que se presentará una apelación por la condena civil.  

Durante le juicio, la defensa sostuvo que cuando se comenzó a impartir la carrera, el Colegio de Microbiólogos tenía dos reglamentos bajo los cuales los alumnos hubiesen podido inscribirse.

Argumentaron que posteriormente el Colegio, de manera “arbitraria”, estableció un nuevo que cambió las reglas y se les aplico de forma retroactiva.

El juez no consideró esa explicación como válida y dijo que no le correspondía valorar las decisiones que tomó el Colegio de Microbiólogos.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware