Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » Frente Amplio sobre terapias de conversión: “Son formas de tortura moderna”

Frente Amplio sobre terapias de conversión: “Son formas de tortura moderna”

by Valeria Martínez Roque

En la Asamblea Legislativa, los diputados, de diferentes partidos, quieren avanzar con el tema de terapias de conversión y aseguran que la homosexualidad no se cura pero la homofobia sí.

Cuatro años más tendrán los diputados para discutir el proyecto de ley que busca prohibir las terapias de conversión sexual en Costa Rica.

Esto luego de que 40 diputados aprobaran extender su plazo cuatrienal que estaba por vencer pronto.

Estas terapias se traducen a cualquier esfuerzo sostenido por modificar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de una persona.

Y de acuerdo con la ILGA World, la mayoría de estas prácticas se gestaron a mediados del siglo XX, como respuesta “a lo que en gran medida se consideraba una patología”.

El frenteamplista Antonio Ortega aseguró que lo homosexual no se quita, pero la homofobia sí.

Y recalcó que durante la Segunda Guerra Mundial y en varias dictaduras latinoamericanas, se aplicaba este tipo de tortura para la conversión de la orientación sexual.

“Agregamos en el plano legislativo que lo que sí es una enfermedad es la homofobia, la lesbofobia, la transfobia. Con este apoyo que recibe este proyecto de ley y que ya deporsí venía en un camino legislativo positivo, con informes positivos, creemos que más temprano que tarde vamos a poder apoyar y aprobar este proyecto de ley y que por fin se ponga fin (sic) a estas terapias, se tipifiquen y se sancionen porque se está hablando de una forma de tortura moderna donde se destruye a la persona, se destruye a las familias y que tiene secuelas psicológicas” dijo Ortega.

Por otro lado, la liberacionista Montserrat Ruíz, dijo que es responsabilidad de los diputados eliminar todo tipo de torturas físicas o psicológicas.

“Los colegios profesionales han dicho que en este tipo de terapias no hay fundamentos médicos o científicos que hoy validen esta practica, eliminarlas viene a ser un tema de legislar por la salud pública y el respeto, aquí no hay anda que curar, la discusión debe abrirse, ya este proyecto está para Plenario, está muy avanzado, está para mociones 137, devolverse a la comisión de derechos humanos y después ingresar a primera y segunda votación”, explicó Ruíz.

El Bloque de Nueva República votó en contra de la moción; sin embargo, su jefe Fabricio Alvarado justificó la decisión explicando que nadie les había advertido de que, en la sesión del plenario se daría esa discusión.

“Hay bastante que decir en realidad en cuanto a esta propuesta en particular, sobre temas relacionados con libertad religiosa, con objeción de conciencia pero ya llegará el momento de que conversemos el tema, pero sí quiero dejar claro que a nosotros nadie nos habló de esta moción, nadie nos avisó que se iba a ver está moción, nadie nos pidió el voto para esta moción”, explicó Alvarado.

Marco Castillo, abogado y activista LGBTIQ, presidente de la Organización Interseccional Pro Derechos Humanos, calificó estas terapias como una “barbaridad”.

“Porque es una barbaridad que las personas puedan ser sometidas a este tipo de disque terapias que lo que hacen es poner a las personas en una disyuntivas totalmente fuera de lo normal y en contra de los derechos humanos y su integridad personal”.

En 1993, la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.  

En 2012 declaró que la práctica de “terapias de conversión” amenaza la salud y los derechos de las personas afectadas.

Y en mayo de 2020, Naciones Unidas las equiparó con la tortura.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware