Elegir Radio
Radio
Radio Columbia Costa Rica

Portada » “¡Ayuda, ayuda!”: El grito que retumbó en un autobús y retrata el acoso callejero

“¡Ayuda, ayuda!”: El grito que retumbó en un autobús y retrata el acoso callejero

by Alejandro Arley

El impactante caso de Samantha Castro es uno de los 436 que el OIJ registra desde que entró en vigencia la ley que sanciona estos delitos. Entre enero y mayo del 2022, se recibieron 94 denuncias.

En julio del 2021, la joven tenía 18 años y viajaba de mañana en un autobús hacia Cartago. Un sujeto desconocido se sentó al lado de ella y comenzó a incomodarla con preguntas personales e invitaciones a salir.

Posteriormente ella notó que el sujeto hacía movimientos extraños y fue cuando se percató de que se estaba masturbando e incluso había sacado su pene del pantalón.

Aunque estaba asustada, pudo tomar su teléfono para hacer un video en el que se aprecia el momento en que reprocha la conducta al hombre, luego hay un forcejeo y se le escucha pedir ayuda a gritos.

Este episodio que vivió la muchacha, incluye una de las conductas sancionadas en la ley 9877 contra el acoso sexual callejero que entró en vigencia en agosto del 2020.

“Me impactó demasiado porque, por mucho tiempo me dio muchísimo miedo volver a andar en bus. Si me monto en un bus tengo que ir al lado del chofer y con todo el miedo del mundo”, dijo a Noticias Columbia.

Relató que hace aproximadamente dos meses, un señor comenzó a molestarla en un autobús con una conversación incómoda. Aunque no fue tan grave como la primera vez, se desesperó y lo relacionó con lo que le había sucedido antes.

“Empecé a entrar en un estado de pánico. Lo único que hice fue pasarme de asiento y comenzar a llorar”, añadió.

Proceso legal

El sujeto fue detenido pero, casi un año después de los hechos, Samantha se siente inconforme con el resultado del proceso judicial que se siguió por el caso. “Soy sincera, no fue para nada eficaz”, expresó.

Explicó que tuvo que pasar cinco horas en Tribunales de Justicia de Cartago para poner la denuncia y afirma que nadie la orientó sobre lo que iba a ocurrir. Contó que , en ese lapso, un policía se le acercó y en lugar de ayudarla, comenzó también a hablarle de forma inapropiada y hasta le pidió el número de teléfono.

Como su amarga experiencia salió en medios de comunicación, sintió que con el paso de los días el Poder Judicial comenzó a tramitar el asunto con mayor celeridad pero afirmó que le recomendaron buscar una salida alterna porque, de llegar a juicio, el sujeto no necesariamente recibiría una condena.

Tras una conciliación, se definió que el hombre pagara su terapia psicológica por período de un año. También se le fijaron restricciones para que no tuviera ningún tipo de contacto con ella.

Castro tuvo la expectativa de que el acosador tendría mayores consecuencias por lo que hizo.

¿Qué dice la ley?

Establece tres tipos de delitos y otras conductas que son consideradas como contravenciones, es decir, faltas menores que se castigan con días multa.

La normativa define que los hechos sancionables deben ocurrir en espacios públicos, como parques o calles; sitios de acceso público, tal es el caso de un centro comercial o en  medios de transporte remunerado de personas, como autobuses, taxis y servicios solicitados por aplicaciones móviles.

Se consideran delitos:

Exhibicionismo o masturbación en espacios públicos, de acceso público o en un medio de transporte remunerado de personas

“Quien, en un espacio público, de acceso público o en un medio de transporte remunerado de personas, se masturbe a sí mismo, exhiba o muestre sus genitales con connotación sexual a otra persona, sin su consentimiento, será reprimido con una pena de prisión de seis meses a un año o de treinta a cuarenta y cinco días multa, siempre que la conducta no constituya un delito con una pena mayor”.

Persecución o acorralamiento.

“Quien, en un espacio público, de acceso público o en un medio de transporte remunerado de personas, persiga o acorrale con connotación sexual a otra persona, sin su consentimiento, será reprimido con una pena de prisión de ocho meses a un año o de treinta a cuarenta y cinco días multa, siempre que la conducta no constituya un delito con una pena mayor”.

Producción de material audiovisual. 

“Quien, en un espacio público, de acceso público o en un medio de transporte remunerado de personas, grabe, capte o produzca material de audio, visual o audiovisual con connotación sexual de otra persona, sin su consentimiento, será reprimido con una pena de prisión de diez meses a dieciocho meses o de treinta a cuarenta y cinco días multa, siempre que la conducta no constituya un delito con mayor pena de prisión”.

En cuanto a las contravenciones se incluyen el uso de palabras con connotación sexual, gestos, silbidos, jadeos, ademanes y piropos vulgares, entre otros.

Las cifras

El jefe de Unidad en la Sección Especializada en Violencia de Género, Trata y de Migrantes del OIJ, Roberto Pérez hizo un repaso estadístico por las denuncias que se han presentado desde que entró en vigencia la ley contra el acoso sexual callejero.

2022: 94 denuncias

Persecución o acorralamiento: 66 denuncias

Masturbación o exhibicionismo: 21 denuncias

Producción de material audiovisual: 7 denuncias

2021: 267 denuncias

Persecución o acorralamiento: 159 denuncias

Masturbación o exhibicionismo: 90 denuncias

Producción de material audiovisual: 18 denuncias

2020: 75 denuncias

Persecución o acorralamiento: 33 denuncias

Masturbación o exhibicionismo: 30 denuncias

Producción de material audiovisual: 12 denuncias

Para reflexionar

Samantha Castro agradeció mucho el apoyo que tres mujeres le dieron cuando fue víctima de acoso en el autobús. Lamentó que la mayoría de pasajeros bajó de la unidad prácticamente sin dar importancia a lo que había pasado.

Ella notó indiferencia y que algunas personas incluso se molestaron con el incidente al considerar que se estaban atrasando en su desplazamiento.

“Todo mundo fue como: ‘qué pereza, ¿qué esta pasando?, mejor me bajo’. Todo mundo se bajó y listo, solamente puedo decir que tuvo apoyo de dos señoras y una muchacha que intentó tranquilizarme”, recordó.

Agregó que el conductor del bus cumplió con el protocolo, detuvo el bus y espero el arribo de la Policía, sin embargo, también lo percibió distante. “Bueno muchacha, tratemos de hacerlo más grande. Ya viene la policía”, le dijo.

Related Posts

Leave a Comment

@2022 – Todos los Derechos Reservados. Diseñado y Desarrollado por Wolksoftware