Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Europa se blinda por nuevas variantes con epidemia estable en niveles altos

Europa, segundo continente más afectado por la pandemia de coronavirus, ha reforzado las restricciones por el temor a las nuevas variantes del Sars-CoV2, mientras la situación epidémica se mantiene estable en niveles altos de contagio, hospitalizaciones y muertes.

La incidencia de nuevos casos en los últimos 14 días se sitúa en 453 por cada 100.000 habitantes, aumentando por segunda semana seguida, según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), que analiza cifras de 30 países recogidas hasta el pasado domingo.

Entre los 21 países con positividad alta en los test (mínimo de 3 %), en dos (Francia y España) se observa un aumento en los últimos siete días, mientras que en 19 es estable o se ha reducido.

El número de países con mayor contagio respecto a la anterior semana se ha reducido en los últimos siete días -solo Bélgica, Francia, Islandia, Irlanda, Malta, Portugal y España notifican una subida-, y tendencias de estabilización o descenso de casos se han registrado en cambio en 23 (Austria, Alemania e Italia entre ellos).

Pero el ECDC alerta de que el panorama es preocupante y que podría empeorar a corto plazo.

"Los valores absolutos de los indicadores siguen altos en todos los países, incluyendo aquellos con tendencia estable o decreciente, lo que sugiere que la transmisión es amplia", explica este organismo adscrito a la Unión Europea (UE) y con sede en Estocolmo.

Irlanda, con 1.444 por cada 100.000 habitantes, encabeza la lista de nuevos casos en los últimos 14 días; seguida por la República Checa (1.362,82), Portugal (1.215,19), Eslovenia (1.132,97) y España (804,50), mientras que los países con menor incidencia son Grecia (79,33), Finlandia (61,94) e Islandia (60,51).

La ECDC considera una incidencia alta cuando hay al menos 60 casos por cada 100.000 habitantes, barrera que superan todos los países de la zona, según los últimos datos.

La ocupación en hospitales y en UCI por covid-19 ha sido alta o ha aumentado en 29 países con respecto a la primera semana de enero, y los datos combinados de veinte países muestran que las UCI se encuentran al 74 % de la capacidad máxima registrada durante la pandemia, de acuerdo con el último informe de este centro.

En el caso de los ingresos en UCI, la incidencia es de 3,6 por 100.000, un 42 % del máximo alcanzado durante el peor momento de la pandemia, según un muestreo realizado a partir de 15 países.

La tasa de mortalidad es de 103,6 por millón de habitantes, al nivel de los últimos dos meses, si bien en ocho países (República Checa, Estonia, Francia, Alemania, Irlanda, Noruega, Portugal y España) muestra una tendencia al alza y en 21 se ha estabilizado o ha descendido.

El ECDC avisa no obstante de que el alto número de países con incidencia alta de nuevos casos indica que es "probable" que las hospitalizaciones e ingresos en UCI, y potencialmente las muertes, suban en las próximas semanas.

RIESGO "MUY ALTO" POR LAS NUEVAS MUTACIONES

La mayor amenaza a corto plazo es la evolución de las nuevas mutaciones más contagiosas del Sars-CoV2 detectadas en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, sobre todo la primera, la dominante en ese país y que se transmite de forma comunitaria en Irlanda y Dinamarca, además de haberse detectado por todo el continente.

El ECDC ha subido el nivel de riesgo por esas variantes de alto a muy alto y ha instado a los países a reforzar las medidas de secuenciación y rastreo, además de estudiar restricciones más duras en previsión de un empeoramiento de la situación epidémica.

La UE acordó ayer limitar viajes intracomunitarios no esenciales, crear una nueva categoría para zonas donde el virus circule a nivel muy alto y permitir que se exija un test negativo antes de salir y se obligue a cuarentenas en el destino, una medida que ya funciona en países como España u Holanda y a la que ayer se sumó Francia.

Acelerar el ritmo de vacunación de los grupos de riesgo, ancianos y personal sanitario es otra de las claves apuntadas por el ECDC, que urge a controlar la efectividad de las vacunas frente a las nuevas variantes, aunque las investigaciones apuntan a que es efectiva al menos contra la mutación de Reino Unido.

La Comisión Europea ha propuesto como objetivo que en verano se haya vacunado al 70 % de la población adulta y, en marzo, al 80 % de los profesionales sanitarios y a las personas de más de 80 años.

DURAS RESTRICCIONES EN TODA EUROPA

Alemania, que hoy rebasó los 50.000 muertos, acordó esta semana prolongar el parón de la vida pública hasta el 14 de febrero, a pesar de que el nivel de incidencia ha bajado en los últimos días, y el Gobierno ha destacado la importancia de centrar los esfuerzos en evitar la propagación de las mutaciones para evitar una tercera ola.

Francia también ha descartado aliviar las duras medidas vigentes porque cree que no se dan las condiciones para reabrir restaurantes, bares, museos o gimnasios, que llevan meses cerrados.

Reino Unido, que el miércoles notificó el mayor número de muertes en un día (1.820), mantiene un duro cierre de la vida pública, con recomendación de limitar al máximo las relaciones sociales; y se han suspendido los corredores aéreos seguros, exigiendo ahora un test negativo y cuarentena de diez días a todos los que lleguen al país.

En Italia la mayoría de las regiones está en nivel naranja, grado intermedio de riesgo que implica restricciones como el cierre de la hostelería, aunque tres están confinadas, entre ellas Lombardía, epicentro de la pandemia desde el comienzo de la crisis.

En España, cuya incidencia acumulada roza los 800 casos, las autoridades regionales han impulsado medidas más restrictivas de movilidad, relaciones sociales y actividades comerciales y de hostelería para contener la tercera ola, mientras presionan al Gobierno para adelantar la hora de aplicación del toque de queda.

Esa medida comenzará a aplicarse el sábado en Holanda, donde además se han prohibido cuatro semanas los vuelos con Reino Unido, Sudáfrica y Sudamérica.

Suecia, con una estrategia más laxa, prolongó hasta febrero la prohibición de servir alcohol en restaurantes y bares después de las 20.00 horas y, hasta el 1 de abril, el cierre de los institutos, aunque permitirá excepciones parciales en zonas de bajo contagio.