Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Pandemia de COVID-19 sigue en alza en una Honduras destrozada por Iota y Eta

Tegucigalpa, 24 nov (EFE).- La pandemia de la COVID-19 sigue sumando muertos y contagiados en una Honduras cuya región noroccidental sigue inundada por las intensas lluvias derivadas, primero de la tormenta tropical Eta, y luego por Iota, que causaron destrozos en la mayor parte del país en menos de dos semanas.

El estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) informó este martes que de 1.270 nuevas pruebas PCR de laboratorio, 361 dieron positivo, con las que la cifra de contagios, desde marzo, ascendió a 105.572.

El organismo sanitario también registró hoy el fallecimiento de otras ocho personas, con las que ya suman 2.877 a nivel nacional, con una tasa de letalidad del 2,7 por ciento.

Según el Sinager, en los hospitales públicos hay 592 pacientes con COVID-19, de los que 460 presentan una condición estable, 118 están graves y 14 en unidades de cuidados intensivos.

El cuadro clínico del mismo organismo añadió a su estadística diaria 205 nuevos casos de pacientes recuperados, con los que el número se elevó a 46.821 en ocho meses de pandemia.

La ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, dijo a periodistas que aunque los hospitales no están llenos de personas contagiadas con COVID-19, la enfermedad se sigue propagando y que por esa razón "no hay que bajar la guardia".

Se deben seguir tomando todas las medidas de seguridad, máxime ahora que el país está viviendo "momentos críticos" por lo severos daños que dejaron en las primeras dos semanas las tormentas tropicales Iota y Eta, enfatizó la alta funcionaria.

Fuentes médicas aseguran que la pandemia de la COVID-19 se agudizará por los muchos casos que se prevé surjan en los albergues con miles de damnificados que dejaron los dos fenómenos naturales.

Iota, que entró por el Caribe de Nicaragua como huracán categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, salió por el sur de Honduras, costero con el Pacífico, el 18 de noviembre y, una semana después, la zona norte del país, principalmente el extenso valle de Sula, sigue inundado por lluvias que no cesan.

Según pronósticos, las precipitaciones podrían cesar hasta el jueves, entre el dolor de miles de damnificados que han perdido todas sus pertenencias, muchos incluso su casa, por las severas inundaciones que, en el norte del país, comenzaron el 4 de noviembre.