Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Presidente filipino ordena "disparar a matar" contra quien viole la cuarentena

(EFE) El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a las fuerzas de la ley "disparar a matar" a aquellas personas que violen los requisitos de la estricta cuarentena impuesta en el país por la pandemia de Covid-19.

"No dudo. Mis órdenes son para la policía y el ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar", aseveró el mandatario en un discurso televisado.

"Muerto. A cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba", amenazó Duterte, el mismo día en el que una veintena de personas de la barriada de San Roque, en Manila, protestaron sin permiso ante la policía para exigir ayuda oficial para salir adelante.

 El cierre de gran parte del país, incluido Manila, y las estrictas normas de cuarentena y confinamiento han impedido que millones de personas que subsisten día a día en los barrios más pobres de la capital encuentren cómo ganarse la vida.

Duterte acusó a grupos civiles de izquierda de instigar la protesta: "Izquierdistas, ustedes no son el gobierno. No anden por ahí causando problemas y disturbios porque ordenaré su detención hasta que finalice el brote".

ONU espera que amenazas de muerte sean "pura retórica"

La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su esperanza en que las amenazas del presidente filipino, Rodrigo Duterte, sean "pura retórica" y no se materialicen.

"Esperamos que fuera sólo una perturbadora retórica", señaló en rueda de prensa al respecto el portavoz de la oficina de la ONU, Rupert Colville, quien anotó que poco después de las amenazas de Duterte el jefe de la policía nacional filipina, Archie Gamboa, aseguró que no iban a tomarlas al pie de la letra.

"En todo caso, seguiremos con atención el caso, por si se tradujera en situaciones que obviamente condenaríamos", añadió el portavoz.

Ayuda económica bloqueada

El presidente obtuvo la semana pasada "poderes especiales" del Congreso para lidiar con la pandemia en una ley que incluye la provisión de 200.000 millones de pesos (4.000 millones de dólares) para repartir entre 18 millones de hogares desfavorecidos del país, donde el 16% de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

Sin embargo, la ayuda está bloqueada porque el Gobierno todavía elabora "una base de datos consolidada" de los beneficiarios.

"Solo espere la entrega incluso si se retrasa, llegará y no pasará hambre. No morirá de hambre", señaló Duterte.