Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

El derrumbe de un centro de cuarentena ensombrece la mejora de datos en China

Al menos diez personas han muerto a consecuencia del derrumbe de un centro de cuarentena contra el coronavirus en el sureste de China, en un momento en el que las cifras oficiales de nuevos infectados en el país asiático se han reducido un 65 % respecto al día anterior.

Este reseñable descenso - de los 99 nuevos positivos de ayer a los 44 de los que hoy informó la Comisión Nacional de Sanidad de China - se ha visto eclipsado por el derrumbe, este sábado, del Hotel Xinjia, en la localidad suroriental de Quanzhou, que ha supuesto la hospitalización de al menos 38 de los rescatados.

Los equipos de emergencias - compuestos por más de un millar de bomberos y sanitarios - continúan con las labores de rescate, que ha logrado sacar con vida de entre los escombros a las 38 personas citadas hasta las 16.00 hora local (08.00 hora GMT).

La prensa china indicó que 71 personas se encontraban en el edificio -de cinco pisos- en el momento del suceso, acontecido en torno a las 19.15 hora local de este sábado (11.15 hora GMT) en la localidad suroriental china de Quanzhou, por lo que 23 seguirían bajo los escombros.

Las imágenes de televisión difundidas por los medios locales muestran un edificio vencido totalmente hacia uno de sus flancos y cuyo desplome levantó una enorme polvareda.

¿HUNDIDO POR UNA REFORMA?

Desde el Departamento de Construcción y Vivienda de Quanzhou, Zhang Yi explicó a la prensa estatal que el edificio contaba con seis locales en la planta baja, dos de los cuales ocupaba un supermercado hasta el pasado enero, cuando el dueño decidió terminar el contrato y remodelarlos.

A las 19.00 hora local del sábado (11.00 hora GMT), el propietario del inmueble - actualmente bajo custodia policial - recibió una llamada de los obreros que trabajaban en la reforma en la que le comunicaron que uno de los pilares de la planta baja estaba deformado.

Unos minutos después, el edificio se hundió.

Sin embargo, según Zhang, todavía se desconoce si el desplome fue consecuencia de las labores de reforma o se debería a problemas estructurales.

El edificio se empezó a construir en 2013 y se remodeló posteriormente para convertirse en el Hotel Xinjia, abierto al público en junio de 2018 con 66 habitaciones.

LOS DATOS OFICIALES MUESTRAN MEJORÍA

El suceso se ha producido en un momento en el que China ha registrado nuevo mínimo de infectados no registrado desde el inicio de la epidemia (44), que también dejó 27 muertos por la resultante neumonía COVID-19, uno menos que el día anterior.

La Comisión Nacional de Sanidad de China detalló que estos 27 fallecimientos se produjeron íntegramente en la provincia centro-oriental de Hubei, epicentro del brote y con varias ciudades en cuarentena desde enero.

En ella se registraron también la mayoría de los nuevos contagios diagnosticados en el país y, en particular, en Wuhan, la capital, cuna del brote y en cuarentena desde el 23 de enero: 41 de los 44 casos y 21 de los 27 decesos anunciados hoy se produjeron en la ciudad.

Las cifras oficiales muestran que las nuevas infecciones fuera de Hubei cayeron a 3, respecto a las 25 de ayer. Los 3 casos serían de los denominados "importados": pacientes diagnosticados en China procedentes de otras partes del planeta, donde el virus se va propagando, con focos sobre todo en Japón, Corea del Sur, Irán e Italia.

Estos 3 casos se localizaron en Pekín (2) y en la provincia de centro-septentrional de Gansú (1).

Las autoridades sanitarias indicaron que, hasta la pasada medianoche hora local (16.00 hora GMT del sábado), se habían registrado en China un total de 3.097 muertos entre los 80.695 contagios certificados.

De éstos, 20.533 infectados continúan activos, de los cuales 5.264 se encuentran en estado grave.

Por el momento, 57.065 pacientes han respondido con éxito al tratamiento y han sido dados de alta.

Las autoridades sanitarias han realizado seguimiento médico a 674.038 personas con contacto cercano con alguno de los infectados, de los que 23.074 continúan en observación, 458 de los cuales se sospecha que puedan haber contraído el virus.