Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Personas con factores de riesgo ante la influenza acuden en masa a vacunarse

En las primeras dos semanas de la campaña de vacunación contra la influenza, se han vacunado 597.876 mil personas.

Aunque el plan era espaciar la vacunación a lo largo de 9 semanas, esta cantidad representa un porcentaje de 55% de la meta, puesto que el objetivo es alcanzar un millón cien mil personas.

Esto quiere decir que las personas han acudido en masa a vacunarse, sin esperarse al día que les corresponde según la primera letra del primer apellido.

Esta campaña es para la población en riesgo por influenza, mayores de 59 años, así como personas asmáticas, cardiópatas, diabéticas o con obesidad mórbida.

El presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social, Román Macaya, dijo que se recomienda respetar el orden alfabético, estrategia que se implementó para evitar posibles aglomeraciones en los centros de salud.

"Muchas personas han salido a vacunarse en semanas que no les correspondía, pero se decidió no rechazarlos para que no tengan que volver a salir. A los que quedan, les pedimos que respeten el día que les toque, para no saturar", recalcó Macaya.

Lea también: Costa Rica llega a 843 casos de COVID-19; 293 casos activos

La doctora Leandra Abarca Gómez coordinadora de Programa de inmunizaciones, indagó las razones de ese comportamiento tras recibir el reporte de los números y detectó una mezcla de acciones locales y regionales que han resultado en un efecto gratamente inesperado.

Según el testimonio de los encargados a los vacunatorios se presentaron personas con letras distintas a las vigentes manifestando su deseo de vacunarse por pertenecer a grupos de riesgos y, para evitar una segunda salida que elevara el riesgo de contagios por Covid-19, les aplicaron la vacuna, dado que siempre se mantuvo la distancia sanitaria y el orden en las filas. Además, los equipos locales realizaron otras estrategias que han facilitado el acceso a la vacuna por los grupos de riesgo.

Para la médica el comportamiento refleja la dinámica comunal, donde hay buena disposición de los vacunatorios para ajustarse a la realidad de las comunidades, un extraordinario equipo de trabajadores de la CCSS en niveles locales y a la buena disciplina de los usuarios pues, ante un número por encima de lo previsto por día, han aceptado hacer fila de espera mantenido las medidas sanitarias.

“Como institución estamos satisfechos porque junto con el Ministerio de Salud organizamos un plan, con un método y unos objetivos, pero también pudimos responder a las expectativas de la población en función de sus necesidades y mantener el orden y la protección contra la SARS-COV-2", agregó Abarca.