Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Plasma donado a enfermos de Covid-19 se enfrenta a un control final

Toda la sangre donada por pacientes recuperados de Covid-19 para enfermos críticos pasará primero bajo los lentes del Laboratorio Clínico y Banco de Sangre de la Universidad de Costa Rica.

Este ente será el que dé la luz verde al Instituto Clodomiro Picado, para que proceda a elaborar el medicamento con base en el plasma y anticuerpos de los donadores.

En el laboratorio se revisará si la sangre donada posee algún virus infeccioso; entre ellos, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o la presencia de los virus causantes de la hepatitis A y la hepatitis B.

En caso de encontrarse un patógeno u otros patógenos en la sangre donada, ese material no podrá ser utilizado en pacientes graves por coronavirus.

Lea también: Asamblea Legislativa busca retrasar entrada en vigencia de matrimonio igualitario

“La persona que necesite el medicamento debe tener la seguridad de que el producto no va a infectarle de otra enfermedad. El Laboratorio Clínico y el Banco de Sangre de la Universidad de Costa Rica es el único del país que cuenta con el equipo totalmente automatizado para generar estas pruebas”, explicó la Dra. Dimelsa Suárez, subdirectora del laboratorio.

El equipo tecnológico de la UCR permite procesar cerca de 275 muestras en 8 horas, una rapidez clave en esta emergencia. Asimismo, se pueden analizar muestras en cualquier momento y, si son menos de 100, tener los primeros resultados en aproximadamente cuatro horas.

Todo este proceso está garantizado bajo estándares internacionales. El LCBS-UCR posee la norma INTE-ISO 15189 que certifica su alta calidad y competencia técnica.