Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Presidente habló poco de escándalo UPAD y lo hizo para defender ''espíritu'' de su creación

En su informe de 30 páginas, el presidente Carlos Alvarado solo hizo una mención de la polémica Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

Alvarado aseguró que siempre ha sido proclive "a trabajar siempre a partir de los datos y la ciencia", y remarcó que "ese fue el espíritu y el propósito con el que se creó la UPAD (Unidad Presidencial de Análisis de Datos), no otro. Siempre en cabal respeto de la Constitución y las leyes. He jurado respetar la Constitución y eso hago".

En opinión del mandatario, "la crisis actual evidencia cuán importante son los datos y la ciencia, para la creación y ejecución de políticas públicas. Sin los datos y sin la ciencia, no hubiera sido posible hoy tener los resultados que ha logrado el país frente a esta amenaza".

En la parte final de su discurso, Alvarado Quesada argumentó que en sus dos años de gobierno, "no me he dedicado a buscar culpables, a encontrar excusas o a cuidar la popularidad. Me he dedicado a buscar y proponer soluciones, sin importar que en el corto
plazo parezcan ser muy duras y tengan fuertes costos políticos".

Lea también: Alvarado apunta a contribuciones solidarias: Adelantó que él mismo se bajará su salario

Alvarado adelantó que seguirá "impulsando los cambios que sean necesarios para mejorar a Costa Rica. El ciclo electoral no me importa en nada".

El caso de la UPAD salió a la luz el 21 de febrero cuando medios de comunicación informaron acerca de un decreto publicado el 17 de ese mes, en el que el Gobierno creaba esa unidad.

El decreto fue derogado en medio de críticas centradas en el artículo 7: "Las instituciones de la Administración Pública Central y Descentralizada deberán permitir el acceso a toda información que sea requerida por parte de la UPAD para el cumplimiento de sus fines y objetivos" incluida "la información de carácter confidencial con la que cuenten las instituciones públicas", reza el señalado artículo.

El pasado 4 de marzo, Alvarado reconoció "torpeza política" en la elaboración del decreto y reiteró que el Gobierno nunca tuvo la intención de violentar la privacidad de las personas, sino "contar con las mejores herramientas para hacer el bien a personas y la mejores políticas públicas".