Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Banco Central mantiene Tasa de Política Monetaria a la baja, en un 1,25% anual

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó mantener la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 1,25% anual.

Se trata de un postura "contracíclica" de política monetaria, puesto que busca mitigar los efectos nocivos de la contracción de la economía producto del Covid-19.

Desde marzo de 2019, el Central redujo en nueve ocasiones la TPM. De hecho, este 1,25% es el nivel más bajo desde que se introdujo esta tasa de referencia en junio del 2011.

Estos ajustes se han ido transmitiendo de forma gradual al resto de tasas de interés del sistema financiero, y se espera que este proceso continúe en los próximos meses.

Lea también: 22 economistas demandan "respuestas excepcionales" al gobierno

¿Qué es la TPM?
Es el instrumento que usa la autoridad monetaria de un país ante shocks domésticos o externos que amenacen el cumplimiento de los objetivos institucionales. Se modifica con el fin de traspasar sus efectos al resto de la economía. Sus canales de transmisión son:

Tasa de interés.
Precios de las acciones.
Bonos y bienes raíces.

Además, agregados como los precios de activos que afectan el poder adquisitivo de las personas, tales como el tipo de cambio y las expectativas del sector privado respecto del futuro de la política monetaria.

La crisis sanitaria del COVID-19 tiene fuertes efectos recesivos, tanto por el lado de la oferta como de la demanda.

En el caso de Costa Rica, el Banco Central prevé una contracción económica de 3,6% en el año 2020.

Dicha contracción, junto con una alta tasa de desempleo local y una baja inflación mundial, generan presiones desinflacionarias. Así, se proyecta que la inflación se mantenga baja y tienda a reducirse más en los próximos dos años.

Lea también: Diputados envían a Sala lV proyecto de ley contra usura

El Banco Central también acordó seguir proveyendo liquidez a los mercados financieros, para asegurar un flujo adecuado de recursos al sistema financiero, a los hogares y a las empresas.

“En estas circunstancias, la política monetaria debe ser apoyada por la provisión calibrada pero oportuna de liquidez al sistema financiero, con el fin de afianzar la estabilidad en los mercados y apoyar el flujo de crédito a los hogares y las empresas. En un entorno como el actual, de baja inflación y presiones desinflacionarias, esas inyecciones de liquidez no contravienen el compromiso firme del Banco Central con la estabilidad de precios”, indicó Rodrigo Cubero, Presidente del Banco Central.

“La provisión adecuada de liquidez a los mercados es fundamental para hacer frente a los choques generados por la pandemia. El Banco Central dispone ya de herramientas para proveer liquidez a los mercados, y está dispuesto, en caso de ser necesario, a ampliar la gama de mecanismos existentes”, señaló Cubero.