Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Sector de artículos no esenciales reconoce fuerte impacto por crisis

La manufactura de artículos no esenciales fue calificada como “potencial perdedora” en el  informe ‘Reconfiguración de la oferta  la demanda de bienes y servicios en el contexto de COVID-19’, publicado por la Promotora de Comercio Exterior (Procomer). Noticias Columbia conversó con tres empresarios de este sector para conocer la realidad que están viviendo en medio de la pandemia que vive el país.

Marco Díaz, propietario de la floristería de Plaza Víquez comentó que las ventas han bajado exponencialmente y que el golpe ha sido duro.

“Yo trabajaba aquí antes en las noches 24 horas y ahora se me ha dificultado esa cuestión porque las autoridades me dicen que yo puedo trabajar, pero solo servicio express pero como hay restricciones vehiculares entonces quién va a venir”, manifestó.

Además, señaló que otra baja en las ventas que han sufrido es porque deben cerrar los viernes y volver a abrir hasta el lunes no pudiendo vender los fines de semana.

Una de las ventajas que tiene su negocio, comentó Díaz, es que es familiar y que entre su esposa e hijos le ayudan a mantenerlo a flote. “La estrategia es estar acá y agarrar todo lo que se pueda”.

 Olmán Sánchez es proveedor de flores, él cultiva hierberas, girasoles y gladiolas. Sánchez reconoce que las ventas estas semanas se han complicado porque la gente está siendo más cautelosa con lo que compra.

“La venta se ha paralizado en el sentido que la gente prefiere gastar en, lógicamente, productos comestibles que en un producto de lujo, por decirle así, como son las flores… Al no haber venta tenemos que botar producto ese es el problema”, mencionó.

Sánchez confesó que su forma de negocio cambió y ahora también vende al cliente final, personas particulares, y no solo a floristerías o negocios más grandes haciendo ventas a domicilio. “Es para medio apagar el negocio, pero no es que vamos a solucionar el problema del todo”, admitió.

Otra área del negocio de las flores que se ha visto afectada es la exportación y eso repercute en su negocio ya que el material que tenía destinado para ello se acumula y debe botarlo.

“Nosotros dependemos, prácticamente, de Estados Unidos que es el que consume la mayor parte de las flores que acá se consumen”, señaló. 

Sánchez indicó que pese a ser difícil, él cree que la luz al final de túnel llegará cuando el Ministerio de Salud permita que las floristerías abran los fines de semana y también cuando las iglesias puedan abrir.

“Las iglesias católicas principalmente que son las que consumen una gran parte de las flores de este país, tanto iglesias católicas como iglesias cristianas o evangélicas. Es una cadena entonces al estar los templos cerrados no hay mucho movimiento”, indicó.

En el mismo sector de manufactura de artículos no esenciales, pero en el diseño y confección de ropa el panorama no cambia, el golpe ha sido fuerte, según comenta Gerson André, diseñador de moda.

“Fue un golpe muy fuerte, todas las citas que teníamos con clientes en los siguientes dos meses tuvimos que cancelarlas. El taller donde confeccionamos nuestros trajes completamente se tuvo que detener, absolutamente, cero. Tuvimos que enviar a los muchachos a sus casas”, mencionó.

Entre las estrategias que apropió en su negocio para poder mantenerse a flote, André comentó que ahora están creando mascarillas y con esto también les está dando trabajo a diferentes costureras que le ayuden. Además creo un producto en honor a los pacientes del Covid-19 que pronto saldrá a la venta.  

Él considera que la nueva normalidad no llegará hasta dentro de tres o cuatro meses principalmente por la atención a clientes y por otros negocios que el depende como el de eventos o bodas.

La consultora Deloitte  desarrolló una gráfica donde visualiza cómo y en qué momento se podrá hablar de recuperación, según ellos será en diciembre donde llegaría el inicio de la fase de recuperación.