Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

¿Por qué no se usan los $8.605 millones en reservas del Banco Central para paliar la crisis?

Mientras la Caja Costarricense de Seguro Social ya anunció que tendría que recurrir por primera vez a sus reservas para hacer frente al doble golpe que le asestó la pandemia, surge la pregunta que enuncia la presente nota.

¿Por qué no se usan reservas del Banco Central para paliar la crisis?

Esas reservas ascienden a 8.605 millones de dólares al 17 de abril de 2020, según el sitio oficial bccr.fi.cr (4,9 billones de colones).

"La reserva es fundamental, es un blindaje que se usa también para dar esa confianza ante los entes internacionales. Las agencias internacionales calificadoras se fijan en ella, y si lo dilapidamos vamos a perder confianza y credibilidad", explicó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central de Costa Rica.

En cambio, si se comienza a tomar dinero de las reservas del Banco Central, "vamos a tener una crisis macroeconómica gigante", advirtió Cubero, para quien la reserva sirve para que los organismos internacionales confíen en el país y brinden créditos para afrontar coyunturas como la actual.

Lea también: Presidente del Banco Central: ''Estamos a favor de la Caja... El tema es cómo la financiamos"

"Tenemos que manejar este choque con prudencia, con responsabilidad, para poderle hacerle llegar pan a la gente", agregó el funcionario, y puntualizó que por ello se estarían reactivando, paulatinamente, sectores de la economía que se desaceleraron producto de la pandemia de Covid-19.

Además de otro tipo de medidas, tales como:

- Moratoria para el pago de impuestos.

- Flexibilización de jornadas laborales.

- Facilitación de acuerdos con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para el pago de cuotas obreropatronales

- Acuerdos con el Instituto Nacional de Seguros (INS) para el seguro de riesgos del trabajo.

- Bono Proteger: programa de transferencias para apoyar los trabajadores
asalariados e independientes afectados por la crisis.

- Medidas fiscales compensatorias para reducir impacto fiscal (reducción de
gastos, medidas temporales para aumentar ingresos).

Estas acciones de juntan con otras de carácter técnico relacionadas con políticas monetarias y financieras.

El Banco Central previó una caída del Producto Internto Bruto (PIB) del país en un -3,6% este 2020.