Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Estados Unidos dona cuatro blindados para cuerpos policiales costarricenses

Los vehículos están valorados en $250.000 cada uno (¢144 millones). Tres de los blindados se entregaron al Ministerio de Seguridad Pública (MSP) y uno al Organismo de Investigación de Judicial (OIJ).

La presentación de los blindados, marca Ford, modelo F-350 Super Duty, se hizo en el complejo de la Ciudad Judicial en San Joaquín de Flores. 

El ministro de Seguridad, Michael Soto, dijo que las unidades serán de gran ayuda para el trabajo de la Policía. "Nos potencian en equipo, nos potencian en recursos y sobre todo pensando en la lucha contra el crimen organizado", expresó.

Soto dijo que con base en el análisis criminal, moverán los blindados por distintos puntos del país. "La idea, cuando los tengamos disponibles, es utilizarlos de entrada en las costas Pacífica y Atlántica donde hemos tenido una problemática reciente". 

El director del OIJ, Walter Espinoza, dijo que el vehículo se utilizará prinicipalmente en operaciones  e incursiones "de alto riesgo o altísima peligrosidad". "Lo hemos bautizado internamente como Atenea, la hija de Zeus, la diosa de la sabiduría, la guerra, estrategia táctica y justicia", comentó.

Más recursos

El Gobierno de Estados Unidos también hizo un aporte económico para mejorar la infraestructura del OIJ en San Joaquín de Flores. 

"Con la colaboración de la Oficina para Asuntos Antinarcóticos, Seguridad Ciudadana y Justicia (INL, por sus siglas en inglés) de la Embajada de Estados Unidos, la Unidad Canina del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) tiene un espacio dedicado en el Laboratorio de Criminalística Especializado en Búsqueda de Evidencia Traza", explicó la embajada en un comunicado.

"Con esta infraestructura, el personal judicial podrá recibir capacitación en el uso de canes y la implementación de herramientas especializadas de investigación para detectar fluidos y rastros humanos", añadió el informe.

La inversión para este proyecto fue de $410 mil, es decir, unos ¢237 millones.