Dr. Alberto Alape: el tratamiento con anticuerpos equinos no es un sustituto para la vacuna

El Instituto Clodomiro Picado detalló cómo se inyectarán los anticuerpos equinos del suero anti-SARS-CoV-2 en la fase de pruebas clínicas.

Fotos: Cortesía del Instituto Clodomiro Picado (ICP)

El investigador del Instituto Clodomiro Picado, Alberto Alape, conversó con la periodista Evelyn Fachler en el programa "Todo para por algo" para referirse al estatus de las pruebas de los anticuerpos equinos que podrían funcionar como tratamiento contra el SARS-CoV-2 que produce el coronavirus COVID-19.

“Lo primero que se va a hacer es un estudio piloto con 24 pacientes porque tenemos dos preparaciones de anticuerpos,” dijo. En la fase 2 se evalúa la eficacia y seguridad de ambas preparaciones. La que dé mejor será la utilizada para el estudio clínico de Fase 3. Doce pacientes van a recibir un producto, doce pacientes van a recibir el otro.

Alape explicó que la Fase 1 habría sido aplicar los anticuerpos a pacientes sanos para que se descarte alguna reacción adversa. Pero aclaró que en este caso no es necesario porque los anticuerpos equinos ya se usan en medicamentos contra picaduras de serpientes, alacranes o arañas.

Además, que al ser conocidos las posibles reacciones alérgicas (como brotes o picazón) y estando los pacientes ya hospitalizados como el medicamento es de uso hospitalario, se pueden controlar. Esto aunado a que la reacción depende de la dosis de anticuerpos equinos administrada.

Alape explicó que la participación en el estudio es completamente voluntaria. “A los pacientes se les informa qué se va a hacer, qué resultados esperan, qué puede pasar, qué puede salir bien, qué puede salir mal,” dijo. Los pacientes firmarían un documento para participar en el estudio.

Si no están en condiciones de poder hacerlo, las personas legalmente responsables por ellas, también pueden firmar la autorización. Entre los criterios se destacan: ser mayor de edad, no estar embarazada y contar como positivo por COVID-19 diagnosticado por la prueba PCR con varios días de síntomas.

“Estamos enfocándonos, en este momento, en pacientes no tan graves. Porque la idea es que precisamente sea un tratamiento para reducir el tiempo de estancia de hospital y para mejorar la evolución clínica,” explicó.

El científico se refirió a las pruebas realizadas en los laboratorios de la universidad de George Mason en Estados Unidos en donde incubaron el virus con las preparaciones de anticuerpos del Instituto Clodomiro Picado y se encontró que éstas fueron capaces de bloquear la efectividad del virus para que no pueda infectar las células.

Alape relató que hubo un grupo de caballos a los que se les inyectó una proteína viral que es la “llave” con la que el virus "abre la cerradura de las células blancas" para infectarlas. Subraya que el grupo de anticuerpos lo que busca es bloquear esa “llave”. El otro grupo fue inmunizado con la misma proteína más otras proteínas virales para ver si produce un mejor resultado. 

Detalló que ya para la Fase 3 se implementaría el producto que dio el mejor resultado en la Fase 2 en un grupo de 100 pacientes o más.

Alape puntualizó que se espera tener los resultados de los estudios clínicos de las Fases 2 y 3 completados en los próximos dos meses. Además de que el Instituto Clodomiro Picado cuenta con 109 caballos y ya ha producido dos lotes piloto de al menos 400 frascos, cada uno, que podrían dar abasto para entre 400 y 500 pacientes.

“El hecho de que hayamos podido desarrollar este producto se debe a que el país ha invertido por décadas para que tengamos una plataforma tecnológica de infraestrctura y equipo para la producción de antivenenos,” resaltó Alape sobre la institucionalidad costarricense. 

De completarse exitosamente los estudios clínicos se podrá presentar el expediente para el registro del medicamento. No obstante, el científico puntualizó que el tratamiento desarrollado no sustituye una vacuna y aunque hay al menos 4 laboratorios a nivel mundial desarrollando una, estima que ésta podría estar disponible en Costa Rica hasta el segundo semestre del 2021. 

“La idea de este tratamiento es que lleguemos a ese momento en que tengamos la vacuna habiendo perdido el menor número de vidas humanas costarricenses,” dijo. 

Para contactar al Instituto Clodomiro Picado incluyendo donaciones puede escribir al correo:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.