Amor de familia en tiempos de pandemia

 

Aarón Siles Solano es uno de los más de 111 costarricenses que regresó al país procedente de Sudamérica, la semana anterior.

 

Siles, quien trabaja para la compañía DHL, se mantiene realizando teletrabajo en su casa, en Oreamuno de Cartago.

 

Desde su llegada al país, cumple con la cuarentena en solitario, ya que su esposa e hija -que está por cumplir un año- se fueron a vivir a la casa de un familiar, mientras pasa la cuarentena.

 

“Como tenía tanto tiempo de no ver a mi hija, desde el 26 de febrero, mi esposa vino con ella a visitarme por la ventana. Por ahí, la pude ver caminando. Me puse muy contento, no la había visto tan grande”, comentó Siles.

 

 

“Mi esposa es muy dedicada y, el día que llegué, me tenía una cena lista, teníamos casi 24 horas de no comer nada. Son 15 días más para esperar verlas, es por la seguridad de la familia”, agregó, sobre el día en que regresó a su casa.

 

Siles destacó la forma en que la Caja Costarricense de Seguro Social le ha dado seguimiento durante su cuarentena, a pesar de no ser portador de COVID-19.

 

“Cuando llegamos al aeropuerto, el servicio de aquí es increíble, el aeropuerto parecía un hospital. Estoy muy orgulloso del país. Recibo llamadas diarias del Ebais local para saber cómo me siento”, afirmó.

 

 

*Fotografías cortesía de Aarón Siles Solano.