Gerente médico de la Caja pidió calma tras detenerse la importación de yodo radioactivo

Las limitaciones que el SARS-COV-2 impone a la logística aérea afectó la importación de yodo radioactivo desde Francia.

Este fármaco no puede conservarse en una bodega, su periodo de vencimiento es corto y es por ello que su importación es constante.

Sin embargo, postergar la terapia de una dosis no implica un aumento de riesgo de morbilidad o mortalidad para los pacientes, pues se trata de una acción preventiva que, en la mayoría de los casos, es posible realizar más adelante, sin perder oportunidad de alcanzar el beneficio que es evitar que el cáncer vuelva a desarrollarse.

Lea también: Tecnología costarricense está en "guerra" contra el Covid-19

Así lo señaló el doctor Mario Ruiz, gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Entre los pacientes que reciben yodo radiactivo están quienes sufren cáncer o quienes tienen hipertiroidismo sin tumor y con otros problemas endocrinológicos.

Este tratamiento se puede usar para tratar de destruir cualquier tejido que no haya sido extirpado mediante cirugía o para tratar algunos tipos de cáncer de tiroides que se hayan propagado a los ganglios linfáticos y a otras partes de su cuerpo.