De trabajadora de la salud a paciente Covid-19

Noticias Columbia habló con una paciente recuperada de Covid-19  y contó su testimonio. Ella, a quién llamaremos “María”, es una funcionaria de salud que ya regresó a sus labores, pero relató cómo fueron esos días con el contagio y ese momento donde recibió la grata noticia de que ya no estaba infectada.

“Fue una noticia muy esperada.  Fue más largo de lo que yo había imaginado (la recuperación), yo, como trabajadora de la salud, había investigado y esperábamos que fuesen catorce días desde la primera prueba, pero no, fue un poquito más largo. Fue hasta los veintiuno o veintidós días que  ya las pruebas fueron negativas”, relató.

Pese a que la noticia de la recuperación fue algo que llenó de alegría a “María” y sus familiares, estos no pudieron más que celebrar a distancia, dejando los besos y los abrazos pendientes para cuando la pandemia quede solo en el recuerdo.

El caso de “María” tuvo una particularidad, al igual que sus colegas infectados, y es que al ser trabajadora de la salud, verse como paciente y no como alguien que los asiste fue todo un tema para esta recuperada del Covid-19.

“El problema con nosotros, los trabajadores de la salud, es que nos cuesta dejar el trabajo porque tiene consecuencias. Uno siente pesar de sobrecargar el trabajo en otras personas, que hay pacientes que se van a quedar sin atender. Gracias a Dios, en esta pandemia aprendimos que, a veces, es un error tratar de trabajar sin sentirse totalmente bien”, agregó sobre su tiempo como paciente.

“María” se siente muy agradecida con todo el personal médico del que recibió atención, ya que su seguimiento fue efectivo, tanto el seguimiento por teléfono o de forma personal a la hora de tomar las muestras para su caso, donde se implantó una nueva política a la que llamó “No estorbar”.

Después de atender a un paciente positivo de Covid-19 y enterarse de esto dos días después. Al sentirse decaída y molestias en la garganta “María” se sintió motivada a tomarse la muestra para saber si padecía la enfermedad.

“Comencé a sentirme decaída y con molestias en la garganta. Con los días experimenté dolores musculares, fiebre y diarrea. Después de eso los síntomas fueron disminuyendo y, afortunadamente, no tuve problemas respiratorios. Eso es lo que pasa con esta enfermedad, uno nunca sabe cómo le va a dar” concluyó.

Escuche la entrevista completa con “María”.

Foto con fines ilustrativos.