El Salvador suma 191 decesos por COVID-19 y casos positivos llegan a 7.000

San Salvador, 2 jul (EFE).- El Salvador registra hasta el jueves 191 decesos a causa del coronavirus SARS-CoV-2 y el número de casos positivos ha llegado a 7.000, según los datos oficiales.

De acuerdo con la información en el sitio covid19.gob.sv, el miércoles se detectaron 264 nuevos casos de COVID-19 y nueve más personas fallecieron, con lo que la cifra de muertos está próxima a los 200.

De los 7.000 contagios, 2.694 son casos activos, 191 salvadoreños han muerto y 4.115 personas se han recuperado de la enfermedad, indican los datos.

Además, se tienen 7.414 casos sospechosos y la capital del país, San Salvador, sigue siendo la más golpeada por la pandemia, ya que desde mediados de marzo, cuando llegó la enfermedad, a la fecha se registran 1.223 casos.

Desde mediados de junio, El Salvador registró un alza de contagios y los días más críticos fueron el 28, 29 y 30 cuando se reportaron 239, 265 y 298 contagios, respectivamente.

El alza en los contagios se da en momentos en que el país se encuentra en la primera fase de su reactivación económica tras más de 80 días paralizada por la pandemia y en pleno debate entre los órganos Legislativo y Ejecutivo para decretar un nuevo estado de excepción para detener al aumento de contagios.

El Gobierno de Nayib Bukele pidió, el pasado 24 de junio, a la Asamblea Legislativa que declare un estado de excepción por 15 días para tratar de frenar el alza de los casos de COVID-19, solicitud que fue presentada más de una semana después de que comenzó la reactivación económica.

La comisionada presidencial, Carolina Recinos, dijo recientemente que con esta nueva solicitud el presidente Bukele "busca que podamos, en esos 15 días, cortar lo más que se pueda la cadena de contagios, porque no toda la gente respeta las fases de la reapertura que se presentaron".

Recinos señaló, sin especificar ni presentar pruebas, que "muchas de estas personas han estado siendo incitadas por ciertas cúpulas (directivas políticas) y ciertos grupos empresariales a desobedecer las medidas del Gobierno".

"También hay grupos de gente que están invitando a fiestas, a bodas, que están desubicados de lo que estamos viviendo en el país", apuntó la funcionaria durante una rueda de prensa.

Recinos añadió que el presidente "necesita herramientas sólidas y robustas que le permitan controlar el crecimiento de la muerte de la gente". EFE

sa/cpy