Primer día sin ningún muerto en España desde que estalló la pandemia

España no reportó ningún muerto este lunes de COVID-19 por primera vez desde que estalló la panedemia, con lo que el número total de defunciones se matuvo en 27.127, y el de diagnosticados aumentó en 71, hasta 239.638, según datos oficiales difundidos por el Gobierno.


El portavoz del Ministerio de Sanidad, el doctor Fernando Simón, precisó que ninguna persona había fallecido con fecha de ayer, según la información que remiten las regiones diariamente, aunque sin excluir totalmente algún retraso de notificación de datos.

Resaltó la rapidez de detección, ya que el nuevo sistema de vigilancia epidémica permite el diagnóstico en el plazo de 48 horas desde que comienzan los síntomas.

Aunque la epidemia está controlada, las autoridades sanitarias siguen vigilantes ante pequeños rebrotes, muchos de ellos debidos al incumplimiento de normas y recomendaciones de seguridad.

El fin de semana pasado, 400 jóvenes participaron en una concentración para consumir bebidas alcohólicas en Tomelloso, una localidad manchega de 36.000 habitantes muy castigada por la COVID-19.

La Policía investiga una reunión de 27 personas hace una semana en una vivienda de Córdoba (sur), 12 más de las permitidas. Uno de los asistentes, el príncipe belga Joaquín, que se había desplazado desde su país, dio positivo tres días después, y esto obligó a poner en cuarentena a todas las demás.

En general, Simón pidió prudencia y "mucho cuidado" a medida que el Ejecutivo, que dirige el socialista Pedro Sánchez, levanta las restricciones de movimiento de personas y autoriza más actividades sociales. Comportamientos, dijo, que "no son recomendables ni deseables" pueden arruinar el "gran esfuerzo" de la mayoría para respetar las normas.

Con el verano cada vez más cerca, el 70 % de la población española se encuentra ya, desde este lunes, en la fase 2 del plan de transición paulatina hasta recuperar la anhelada normalidad social y económica en todo el país a primeros de julio, según las previsiones.

Aún siguen en la fase anterior, más restrictiva, la región de Madrid y la ciudad de Barcelona y su zona metropolitana, que son las de densidad de población más alta y más afectadas por la enfermedad, así como las capitales provinciales de Castilla y León.

Dentro de un mes, o antes si no hay rebrotes importantes, será posible desplazarse libremente a cualquier parte de España, algo prohibido ahora sin causa justificada.