Italia supera los 10.000 muertos, pero sigue la tendencia a la baja de contagios

El número de fallecidos en Italia a causa del coronavirus alcanzó hoy los 10.023, al registrarse 889 muertos en las últimas 24 horas, pero continua la tendencia a la baja de los contagiados, informó Protección Civil.

El número total de personas infectadas desde la detección del virus en Italia el 20 de febrero fue hoy de 70.075, 3.651 enfermos más que ayer.

Pero se mantiene así la tendencia a la baja de los casos positivos con un 5% más que ayer, pero menos del 7 % del viernes con cinco días de bajada de los infectados.

A pesar de la elevada cifra de fallecidos, la segunda más alta desde que comenzó la crisis, hoy el jefe de Protección Civil de Italia, Angelo Borrelli, destacó que 1.434 personas han sido declaradas curadas, lo que es el dato más alto hasta ahora y el doble respecto a ayer.

Cuando se le preguntó durante la rueda de prensa diaria sobre el número siempre dramático de los fallecidos, Borrelli afirmó: "Si no se hubieran adoptado medidas drásticas de contención, tendríamos otros números y las instalaciones de salud que ya se encontraban en condiciones críticas habrían estado en un estado dramático. situación insostenible".

La situación en los hospitales italianos es esta: 26.676 pacientes hospitalizados con síntomas, un aumento de 647 en comparación con ayer, 3,856 en la UCI, 124 más en comparación con ayer, mientras que las personas en aislamiento domiciliario son 39.533.

Mientras que crece el numero de pruebas, que llega a las 429.526, sólo en las últimas 24 horas se han realizado 35.447.

La situación en la región septentrional de Lombardía, la más afectada de Italia, también hoy registró 542 muertos, en línea con los fallecidos de ayer, y suma casi 6.000 personas que han perdido la vida por la pandemia.

Pero se reduce también los casos positivos, que en el recuento de hoy fueron 2.117 respecto a los 2.409 de ayer.

La esperanza llega también de los datos de los nuevos hospitalizados en cuidados intensivos pues son 1.319, pero sólo 27 más que ayer, lo que da un respiro a la sanidad lombarda.

No obstante la mejoría en los datos de contagios, el Gobierno italiano está preparando el decreto que extendería las medidas restrictivas otras dos semanas, con la posibilidad de algunas excepciones, aunque mínimas, para las empresas, a partir del 3 de abril hasta cuando estaban previstas las primeras disposiciones.

Según adelantaron algunos medios, las medidas vigentes se ampliarían con un nuevo decreto hasta el 18 de abril.

"Lo siento por los habitantes, pero lo hago para proteger su salud y sólo en su interés", explicó el presidente de la región Veneto, Luca Zaia que anunció que pedirá al Gobierno que prolongue el confinamiento.

Lo que está ya claro es que "la suspensión de las actividades escolares continuará seguramente después del 3 de abril", como anunció el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Mientras tanto, ha llegado una nueva ordenanza del Ministerio de Transportes y del ministerio de Sanidad que actualiza las disposiciones para aquellos que lleguen a Italia.

A partir de hoy, se necesita una declaración que especifique los motivos del viaje y la dirección completa de la casa y un teléfono donde se llevará a cabo el aislamiento de los italianos que regresen al país.

Por otra parte, también crece la preocupación de que las medidas de confinamiento y el cierre de actividades afecten sobre todo al sur del país, mucho más frágil económicamente.

Algunos aislados episodios en Sicilia de asaltos a los supermercados han hecho que se dispare el miedo.

"Tengo miedo de que las preocupaciones de amplias franjas de la población por la salud, la renta y el futuro, conforme se alargue la crisis se transformen en rabia y en odio. Hay áreas sociales y territorios frágiles», advirtió el ministro para el Sur, Peppe Provenzano, en un entrevista.