Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Cámara de Comercio: Medidas ponen en riesgo sustento de más de 150.000 familias

La extensión del cierre de establecimientos comerciales hasta el 31 de julio en zonas con alerta naranja provocó malestar en la Cámara de Comercio de Costa Rica. El presidente de la entidad, Julio Castilla pidió al Gobierno reconsiderar las medidas.  

Actualmente en los cantones con la declaratoria "naranja" solo funcionan servicios considerados como esenciales y algunas excepciones fijadas por el Ministerio de Salud. 

"Entendemos y hemos sido propositivos y solidarios con los temas de salud de las personas y con seguir cumpliendo con los protocolos de las autoridades para mitigar la propagación masiva del COVID-19 y evitar más muertes jurídicas y desempleo; sin embargo, este anuncio de hoy (viernes) nos hace reaccionar y evidenciar que esta situación no es sostenible desde el punto de vista económico", dice el comunicado. 
 
"Preguntamos al gobierno: ¿Cómo esperan que las empresas formales no amparadas a algún régimen especial, permanezcan?", añadió la entidad.
 
La Cámara estima que al menos el 70% de los trabajadores del sector comercial se dedica a la atención al cliente, por ende "mantener las puertas cerradas implica que más de 150 mil familias corran el riesgo de no recibir ingresos en las próximas dos semanas".
 
"Por lo anteriormente expuesto, reiteramos un vehemente llamado a permitir apertura de tiendas, restaurantes y comercios que han aplicado las recomendaciones sanitarias, bajo la premisa que los contagios no están ahí", subraya el documento.
 
El presidente de la Cámara, Julio Castilla, manifestó que ampliar los cierres constituye un incumplimiento al acuerdo que se estableció la semana anterior en cuanto a las fechas de reapertura. "Es otro golpe al sector comercial", dijo.
 
Observe aquí el mensaje: