Papa visita Cárcel de menores y “critica a los chismosos”

La agenda del Papa Francisco en Panamá comenzó este viernes con un recorrido de más de una hora para llegar a un centro de corrección de menores.

El Pontífice hizo parte del recorrido en el Papa Móvil, pero se le observó cansado en un tramo del recorrido, le afectó el sol y el viento y terminó la llegada en un vehículo cerrado, a más velocidad.

Pese a esas condiciones, Francisco saludó a los fieles a la orilla del camino, y como es tradicional, dió la bendición a los más pequeños: bebés que fueron llevados por sus padres.

La cárcel de menores está ubicada en una zona más rural, al este de la ciudad. Un terreno de vegetación, seco y con pocas casas.

La misa comenzó con un emotivo mensaje del un joven que cumple condena, pero mostró arrepentimiento y le contó los sueños al Papa de ser cocinero, a lo que el Santo Padre sonrió.

 

En su mensaje, el Papa criticó a la sociedad que se dedica al chisme, criticar y no buscar soluciones para ayudar a la población. Fue claro en decir que Jesús no abandona y que “todos somos pecadores.”

 

 

En el encuentro con el Papa participaron poco más de 100 jóvenes. En esta prisión, el 60% descuentan penas por robo y el resto por homicidios.

12 menores fueron confesados por el Santo Padre y el Arzobispo de Panamá, Monseñor Ulloa.

El Papa Francisco regresó a Ciudad de Panamá vía aérea, para descansar en la Nunciatura y prepararse para el Viacrucis de la Jornada Mundial de la Juventud, este viernes en la tarde.