Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

"Trump nos va a tener que aprender a respetar"



Esa frase del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, resuena este miércoles a pocas horas de una cumbre que sostendrán autoridades mexicanas y norteamericanas. El encuentro entre los dos gobiernos será en Washington.

La frase la pronunció el presidente mexicano en un mitin de campaña del 18 mayo de 2018, a menos de dos meses de las elecciones.

Periodistas la recordaron hoy en medio de la crisis diplomática más profunda de las últimas décadas, tras declaraciones de Donald Trump, que reclama que México "no ha hecho lo suficiente" para frenar la migración, que “ha abusado” de su país y que quiere ver acciones, no palabras para encarar el éxodo desde Centroamérica.

Lea también: ¿Cuáles son los riesgos de una potencial guerra comercial entre México y Estados Unidos?

Ahora, según recuerda el diario El País, el Gobierno mexicano ha reiterado que tiene "un amigo" en la Casa Blanca y que "está optimista" de llegar a un acuerdo.

El tono conciliador ha molestado a la oposición y a críticos que piden más firmeza frente a lo que muchos consideran un insulto del mandatario norteamericano. Y ha sorprendido a algunos sectores que esperaban que el presidente con más poder de los últimos 25 años adoptara un papel más agresivo y que han visto, en cambio, una continuidad de la estrategia que siguió su predecesor, Enrique Peña Nieto.

También recuerdan los periodistas que a López Obrador le preguntaron en el segundo debate presidencial ¿cómo respondería si Estados Unidos impusiera aranceles?: "No va a haber guerra comercial, vamos a hacer entrar en razón a Trump con autoridad y soberanía, lo que no han hecho otros gobiernos", respondió entonces.

López Obrador hace frente a su primer gran desafío frente a Estados Unidos desde que asumió la presidencia. "No estamos de brazos cruzados", ha reiterado. Trump pareciera no tener paciencia para esperar durante años antes de que el llamado plan Marshall ataque las causas estructurales de la migración en Honduras, Guatemala y El Salvador.

Lea también: May y Trump aspiran a un "ambicioso acuerdo comercial" tras el "brexit"