Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Stallone está por encima del guion y el director en la nueva película de Rambo

Sergio Peris-Mencheta y Óscar Jaenada interpretan a los villanos de "Rambo: Last Blood", dos sanguinarios hermanos que forman "un monstruo de dos cabezas" ante el que, a sus 73 años, debe lidiar un Sylvester Stallone que es "el amo y señor de la franquicia", afirman los españoles en una entrevista con Efe.

"Hay gente que piensa que esto es una coproducción porque somos tres españoles (junto con Paz Vega) en papeles importantes", explica Peris-Mencheta, "y en realidad ha sido una puñetera casualidad".

"Nos lo hemos ganado a pulso haciendo pruebas. Es una casualidad que Cristina Sopena sea también la diseñadora de vestuario y que una parte de la historia se haya rodado en Tenerife, pero es una película totalmente gringa", agrega el actor, orgulloso de que Stallone se fijara en ellos para estos personajes antagonistas en lo que se anuncia como la despedida de la saga.

"Él es quien decide y eso es bueno porque te pones delante de él y no tienes que demostrar nada. Él es quien ha hecho el casting. Él ni sabía que nos conocíamos, pero ha sido una bendición para ambos. Son personajes complementarios que forman un monstruo de dos cabezas", sostiene el madrileño, quien califica a Stallone como alguien "único".

"Es el único tipo, junto con Harrison Ford, que ha hecho dos iconos de la historia del cine (Rocky y Rambo)", asegura. "Y a diferencia de Ford, él los ha creado", apostilla.

En la obra, Rambo vive una vida tranquila en su rancho familiar, pero la desaparición de su nieta tras cruzar la frontera con México le vuelve a poner en la senda del peligro y le lleva a enfrentarse a un despiadado cártel envuelto en la trata de blancas.

"Hemos estado en una saga importante y hemos compartido la maldad de esos hermanos, que ha sido maravilloso. Ha sido un trabajo divertido y didáctico para los dos", resume Jaenada, que recalca el gusto de Stallone por modificar y retocar escenas y diálogos en el acto.

"Él es Rambo y es la quinta vez que encarna a este tipo. Está por encima del guion, del director y del productor. Él decide cómo es su Rambo (?) El trabajo muchas veces era en la misma escena, nos veíamos abocados a improvisar. Pero al final tenía razón. Hacía cambios y eran a mejor. Es el amo y señor de la franquicia", comenta el catalán.