Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Orgullo tico: Dos académicos de la UCR crean prueba para detectar cáncer de vejiga

 

Dos académicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) crearon una innovadora prueba de orina que permitirá alertar, de forma casi inmediata, si una persona podría estar desarrollando un cáncer de vejiga.

Es que las cifras en Costa Rica hablan por sí solas: se contabilizan 210 casos nuevos cada año; de ellos, casi la mitad de los costarricenses diagnosticados muere. Quienes sobreviven tienen entre un 50% a un 80% de probabilidad de volver a padecer la enfermedad.

La investigación, que realizaron junto a cinco científicos estadounidenses,  permitió encontrar un método, primero en su tipo a nivel mundial, desarrollado gracias al uso de algoritmos genéticos adaptativos (AGA). Ellos son: el Dr. Rodrigo Mora Rodríguez, el único microbiólogo costarricense integrante del equipo y colaborador del Laboratorio de Docencia en Cirugía y Cáncer (en la foto con bata blanca)  y el doctor José Guevara Coto, bioinformático.

El diseño de este sistema fue el aporte dado por los científicos de la UCR y es la piedra angular de la innovación. Su función es clara: reducir la complejidad de los datos para construir una escala de malignidad y así diferenciar las células tumorales de las normales.

Para aumentar la certeza de los resultados, los algoritmos se basan en los datos obtenidos por medio de la tecnología de citometría de flujo. Esta técnica utiliza una luz láser encargada del recuento y clasificación de cada célula (de manera individual), a fin de descubrir si son o no cancerígenas, según lo describe la UCR en un comunicado enviado a Noticias Columbia.

En los últimos años se ha intentado desarrollar marcadores urinarios para detectar el cáncer de vejiga. Sin embargo, ninguno de ellos fue capaz de alcanzar un nivel aceptado para convertirse en un procedimiento diagnóstico estándar. Por esa razón, de los Estados Unidos nos contactaron para ayudar a desarrollar un método que permitiera consolidar una prueba de fácil realización, rápida, barata y de alto rendimiento y, lo más importante, sin ser invasiva”, destacó el Dr. Rodrigo Mora Rodríguez, el único microbiólogo costarricense integrante del equipo y colaborador del Laboratorio de Docencia en Cirugía y Cáncer (DCLab-UCR).

Lo anterior marca un avance revolucionario a favor de la salud internacional. En la actualidad, para saber si una persona presenta un cáncer en la vejiga se le debe realizar una prueba invasiva conocida como cistoscopía.

Dicho proceso consiste en introducir a través de la uretra un instrumento delgado, similar a un tubo, el cual posee una luz y un lente. La principal desventaja de este procedimiento es que, durante la exploración, existe el riesgo que el aparato introduzca bacterias y origine una importante infección.

Foto con fines ilustrativos de larazon.es  

De igual forma, se suele aplicar cuando hay sospechas. Como consecuencia, en algunos casos existen pacientes sanos que son sometidos a un procedimiento invasivo innecesario.

Se pretende que el examen de orina esté más orientado al tamizaje para la detección temprana y evitar cistoscopías innecesarias; es decir, hacerla solo cuando realmente se requiera. Por ejemplo, si un paciente presenta pequeñas cantidades de sangre en la orina (microhematuria), se le puede hacer la prueba de orina que diseñamos en este trabajo.Si el resultado es negativo, se evitaría que la persona sea sometida a una cistoscopía. Por el contrario, si el resultado es positivo, al paciente se le puede realizar la cistoscopía para conocer la severidad del cáncer”, explicó el Dr. Mora.