En realidad, tomateros botaron 30 mil kilos pero de frustración por comercio injusto

Los productores de tomate que hace unos días desecharon 30 mil kilos de producto de primera calidad justifican su acción.

La decisión fue tomada como medida de protesta por los malos precios que encuentran en el mercado local, donde los intermediarios ofrecen pagos muy pequeños por cada kilo a pesar de que venden caro al consumidor final.

El presidente de la Corporación Hortícola Nacional, Martín González explica que era imposible asumir los costos de donar la producción de tomate como lo exigían algunos en redes sociales.

 

Lea también: Construcción se une a agricultura y comercio como los sectores que se estancan

Los agricultores niegan que la intención fuera montar un “show” mediático pues es una realidad que enfrentan a diario con las cosechas de repollo, zanahoria y fresas, además del tomate.

Ahora, su lucha es por un comercio justo y mejoras en el sector como oferente para sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo.

 

Los agricultores dicen que no se vale que se importen productos con la única intención de controlar la oferta para manipular el precio. 

Unas 500 mil familias se dedican a la agricultura de forma directa mientras casi un millón de personas se benefician indirectamente.

Columbia Deportiva en las redes