Construcción se une a agricultura y comercio como los sectores que se estancan

La economía se desaceleró entre marzo y abril, según el nuevo reporte del Índice Mensual de Actividad Económica publicado por el Banco Central.

Las actividades económicas crecieron menos, excepto los servicios financieros y de electricidad y agua.

El sector agropecuario, construcción y comercio tuvieron los peores resultados.

Aún así, el crecimiento del primer cuatrimestre del 2019 fue de 1,8 pr ciento y 2,3 por ciento en el último año.

Lea también: Comerciantes reclaman medidas urgentes para reactivar la economía

Con respecto a mercados externos, Costa Rica tiene en contra la desaceleración del crecimiento económico de sus principales socios comerciales, la caída en los precios de algunos de sus principales productos agrícolas de exportación, el aumento en el precio del petróleo, la situación político-social en Nicaragua, y los choques climáticos adversos.

A lo interno, pesan los bajos niveles de confianza de los consumidores y los empresarios, según los últimos resultados del Índice de Confianza del Consumidor, publicado por la Universidad de Costa Rica y del Índice de Confianza Empresarial de la Unión Costarricense de Cámaras.

La actividad agropecuaria se contrajo 3,9 por ciento en un año,  producto de afectaciones a la producción de banano y piña.

El déficit de lluvias asociado al fenómeno del Niño, provocó una disminución en la cantidad y calidad de los racimos de banano.

Lea también: Agricultores censuran proyecto de ley que les impide comercio con instituciones públicas

En el segundo caso, incidió el aumento de la oferta exportable de piña del resto del mundo, que propició una baja en los precios internacionales y una reducción en el número de hectáreas cultivadas en Costa Rica.

La actividad comercial cayó 0,3 por ciento, principalmente por la menor comercialización de vehículos, productos químicos relacionados con la actividad agropecuaria y algunos materiales de construcción, principalmente cemento y madera.

La construcción disminuyó dos por ciento debido a la menor producción de edificaciones residenciales y no residenciales con destino privado y al poco dinamismo de la construcción con destino público, básicamente por la finalización de la construcción de la Terminal de Contenedores de Moín.

La manufactura creció 2,3 por ciento,  los servicios tres por ciento, Este grupo incluye los servicios de electricidad y agua.