Empresa debe pagar ¢45 millones a ingeniera despedida tras denunciar acoso sexual

La Sala Segunda resolvió que se eleve de $50.000 (¢30 millones al tipo de cambio actual) a $75.000 (¢45 millones) la indemnización por daño moral a una ingeniera industrial que fue despedida de una empresa multinacional tras denunciar que era víctima de acoso sexual por parte de uno de sus jefes.

Inicialmente, un Juzgado de Trabajo resolvió que la compañía debía pagar los 50.000, sin embargo los magistrados del Tribunal de Casación Laboral consideraron que el monto tiene que ser superior.

“La indemnización no puede producir un enriquecimiento ilícito, pero tampoco debe ser simbólica, debe adecuarse a la gravedad de la ofensa, a la perturbación, dolor y sufrimiento ocasionados, a las condiciones de la persona ofendida e incluso a los alcances públicos del agravio perpetrado”, dice la sentencia del caso.

La Sala determinó que la demandante experimentó  “un gran sufrimiento, desasosiego, ansiedad, temor e incertidumbre. Esto provocó sin duda alguna, una afectación en su esfera extrapatrimonial que debe serle otorgada”

“Esta Sala estima que el monto de cincuenta mil dólares resulta insuficiente, siendo más razonable y objetivo otorgar por este concepto una suma de 75 mil dólares”, añade la resolución.

Los magistrados tomaron en cuenta que la trabajadora era una persona exitosa, que asumió funciones esenciales en el campo del transporte de valores, una materia que es particular y compleja. De ahí la remuneración salarial que recibía en la empresa al asumir como gerente, por lo que su experiencia era altamente valorada en la compañía.

“En el caso de la actora, ha quedado acreditado que sufrió por mucho tiempo los efectos nocivos de la conducta de su superior jerárquico, quien tenía comportamientos sexuales inapropiados que lo llevaron a acosarla y arrinconarla laboralmente, privándole del goce y disfrute que todo ser humano merece para desarrollarse en su trabajo. Así, la señora  tuvo que tolerar que éste le gritara, menospreciara, degradara y sometiera a una suerte de comportamientos sistemáticos y ofensivos que dañaron la moral y dignidad humanas más elementales”, concluyó la Sala Segunda.

Antecedentes

El caso data del año 2005 cuando la trabajadora fue despedida con responsabilidad patronal.

La denunciante solicitó que se reconociera que fue víctima de hostigamiento sexual y laboral por parte de un superior jerárquico y que la compañía no realizó una investigación formal del caso. Consideró además que su despido fue discriminatorio, ilegítimo y arbitrario y que sufrió discriminación laboral a raíz de la denuncia por acoso sexual.

En octubre del 2015, el Juzgado de Trabajo del II Circuito Judicial de San José condenó a la empresa demandada al pago de $50.000 por daño moral subjetivo, así como montos por salario insoluto, aguinaldo, diferencias en aguinaldos de toda la relación laboral por salario en especie y vacaciones.

En el 2016, el Tribunal de Trabajo  confirmó la sentencia de primera instancia y en febrero pasado, la Sala Segunda tomó la última decisión de elevar el monto  

Columbia Deportiva en las redes