Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Abogado de Villas cuestiona forma en que se calculó monto demanda civil por muerte de turista

El representante de la sociedad a cargo de Villas Le Mas, Alejandro Rojas, dejó la puerta abierta a que se reconozca un monto por daño moral a Carlos Caicedo, padre de Carla Stefaniak, quien fue asesinada en el hospedaje en noviembre del 2018.

En audiencia en los Tribunales de Pavas, el abogado de Inversiones Géminis dijo que hay varias razones por las cuáles considera que no se debe conceder la demanda civil en todos sus extremos.

Este jueves el abogado de la familia de Stefaniak,  David Hernández, pidió que se fije el pago de 840 millones de colones, 175 por daño moral y 665 por daño económico.

Rojas explicó que solo Caicedo está legitimado como demandante civil, pues no hay documentos o un poder que acredite a su esposa y otros hijos como accionantes. Sin embargo, alega que esos familiares fueron tomados en cuenta para hacer los cálculos de los daños.

En cuánto al perjuicio económico sostiene que no se cuenta con información confiable acerca de los aportes que Carla Stefaniak brindaba a su familia. Resaltó la ausencia de comprobantes de transferencias bancarias, por ejemplo.

Señaló que únicamente existe el testimonio de Caicedo en el juicio quien solo hizo referencia a las ayudas de su hija sin dar un detalle de montos específicos.

Rojas pidió a los jueces que de fijarse un monto por daño moral, sea solo por el caso de Carlos Caicedo y que se tome en cuenta que, para ese fin, nada más existe el testimonio del padre como prueba.

Otros cuestionamientos

Durante el juicio, Caicedo expresó que la muerte de su hija repercutió hasta en su proceso migratorio en Estados Unidos, donde residía al momento de los hechos.

Explicó que Carla era su "patrocinante" o la persona que había pedido a las autoridades estadounidenses que se le permitiera estar de forma legal en ese país por el vínculo familiar. Con la muerte de ella, alegó que el proceso se frustró.

El abogado de las Villas dijo que no se aportaron documentos de Estados Unidos que certifiquen qué sucedió con el proceso de Caicedo.

A su criterio, no quedó claro si él tenía otras opciones para retomar su solicitud de residencia ni tampoco explicó por qué desistió de un trámite que había iniciado hace algunos años con una mujer con la que se casó en ese país.

El padre de la víctima dijo en el juicio que tras un viaje a Venezuela para ver a su madre enferma, después de la muerte de su hija, lo detuvieron a su regreso a Estados Unidos porque no era "admisible".

Luego de varios días sin poder salir de un centro de detención temporal, pidió que le permitieran volver a Venezuela, donde actualmente vive.

El abogado de las villas manifestó en sus conclusiones, que esos hechos no se pueden atribuir a la situación provocada por el crimen de Stefaniak y por ende no deben ser tomados en cuenta como daño moral.

Argumentó que Caicedo, después de venir a Costa Rica por el homicidio de su hija a finales del 2018, volvió sin problemas a Estados Unidos y que una decisión personal y posterior hizo que volviera a salir hacia Venezuela.

También destacó que Caicedo fue quien, de manera voluntaria, pidió a las autoridades estadounidenses marcharse sin esperar a que su situación se resolviera.

¿Para quién trabajaba el guarda

Rojas hizo énfasis en que el guarda sospechoso de cometer el crimen laboraba para una empresa de seguridad privada y no era trabajador directo de la sociedad que administraba las villas ni de sus accionistas.

Afirmó que los testigos y agentes judiciales acreditaron en el juicio que el oficial era pagado por un tercero que además brindaba servicios de jardinería en la propiedad.

Por ese motivo solicitó que se exonere de responsabilidad civil a Inversiones Géminis.