Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Estos son los puntos por los que la Fiscalía considera que un guarda mató a turista venezolana

Este jueves en los Tribunales de Pavas, el Ministerio Público solicitó una pena de 18 años de prisión contra un hombre de apellido Espinoza por el delito de homicidio simple.

Le atribuye el asesinato de la turista venezolana Carla Stefaniak ocurrido en noviembre del 2018 en Villas Le Mas en San Antonio de Escazú.

La víctima sufrió varias heridas con arma blanca, entre ellas una letal en el cuello. Su cuerpo apareció días después del crimen en una zona boscosa de la propiedad.

Este es un resumen de los puntos clave que presentó el fiscal Ricky González en sus conclusiones.

Una mentira: El sospechoso le habría mentido a agentes judiciales, los dueños de la propiedad, compañeros de trabajo y familiares de la víctima, al decir que el 28 de noviembre, entre las 5:15 y 5:30 a.m. Carla Stefaniak salió de las Villas en un vehículo de Uber.

El fiscal González explicó que ese fue el inicio de una coartada que incluyó además ocultar las pertenecias de la turista para hacer creer que se había ido.

Una llamada: Una mujer que brinda los servicios en las villas declaró en el juicio que conoce a la madre del sospechoso con quien conversaba a menudo.

Ella relató que estuvo presente cuando la madre del guarda recibió una llamada telefónica desde Nicaragua.

Aparentemente, la señora le dijo que era la pareja del sospechoso a quien el oficial de seguridad le habría confesado el crimen.

El fiscal dijo que la testigo goza de credibilidad y que no duda en que la madre de Espinoza le haya hecho esa referencia. Además, la Policía verificó, por rastreo telefónico, la existencia de la llamada.

Posible fuga: Cuando las autoridades ingresaron a la habitación en la que residía el sospechoso en las Villas, prácticamente no había pertenencias.

Un transportista informal afirmó que llevó al sujeto con unas maletas a la parada de la Coca Cola en San José, antes de que apareciera el cuerpo de Stefaniak.

El fiscal expresó que no se trata de probar si entre esas maletas había una de la víctima. El detalle está en que en ese equipaje podían estar las prendas que el guarda sacó de las Villas y los materiales usados para limpiar la escena del crimen.

Conocía la propiedad: El imputado sabía dónde estaban los artículos de limpieza pues también hacía ese tipo de tareas en las habitaciones.

También conocía la ubicación de un hule que sirvió para envolver el cuerpo. Además de que estaba familiarizado con la zona boscosa del lugar, hecho que le permitió ocultar el cadáver.

Acceso a la víctima: Por su condición de vigilante tenía al alcance las llaves de las villas. Podía entrar sin forzar la puerta.

El fiscal le reprochó que atacó a una mujer que no tenía quien la auxiliara, que estaba lejos de su familia y en un lugar donde se suponía que iba a estar segura.

Traslado del cadáver: Por su contextura física tenía la posibilidad de mover el cuerpo sin ayuda. También pudo optar por ayudarse con un carretillo que estaba en la propiedad.

Sabía que al final de las villas había un sitio solitario, de difícil acceso donde poner el cuerpo. Contaba con que prácticamente nadie iba a ese punto.

Conducta en jornada libre: En un día que no tenía que trabajar, muy temprano en la mañana, el sospechoso escribió al chat de trabajadores y propietarios de las villas, que iba a la zona de los tanques de agua a revisar porque el día anterior había llovido mucho y eso podía causar algún problema.

El fiscal asegura que ese fue el pretexto para ir a la zona donde puso el cuerpo para terminar de ocultarlo o borrar evidencias.

Interacción con la familia: El fiscal González recordó el testimonio de uno de los testigos en el juicio quien dijo que le sorprendió la forma en que Espinoza se comportó cuando llegaron a las villas un hermano y un amigo de la víctima.

Dijo que el guarda, de forma espontánea y sin que nadie se lo pidiera, se acercó y comentó que cuando la turista salió de las villas, "estaba viva". Supuestamente hizo referencia a ser el último en verla con vida.