Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Abogado de sospechoso de matar a turista: No hay pruebas contundentes

Los fiscales y los abogados de la familia de la venezolana Carla Stefaniak, señalan a un guarda de origen nicaragüense, de  apellidos Espinoza Martínez como el responsable de matar a la turista en unas Villas en San Antonio de Escazú el 28 de noviembre del 2018.

El guarda, por el momento, se abstuvo de declarar en el juicio que se realiza en los Tribunales de Pavas. Sin embargo, su abogado, Guido Núñez (a la izquierda en la foto), se refirió ampliamente al caso.

Asegura que su defendido se encontraba trabajando en la caseta de las Villas y que por la forma y lugar en que apareció el cuerpo de la turista en la propiedad no es posible que él haya sido el responsable.

El defensor sostiene no es posible que el guarda tuviera tiempo de asesinar a una persona, deshacerse de evidencias y seguir laborando en su puesto.

Núñez dijo que la agresión contra Stefaniak fue muy violenta y que en la Villa en la que se supone ocurrió el crimen no hay rastros de un ataque de esa magnitud.

El abogado dijo que no hay evidencias contundentes que relacionen al guarda con el crimen de la turista. Incluso expresó que el hombre fue sometido a exámenes que no arrojan resultados en su contra.

Los abogados de la familia de Stefaniak han insistido en que el sospechoso, después de matar a la mujer, habría sustraído las maletas de ella. Dos las ocultó a varios metros de donde apareció el cuerpo y hubo una tercera que nunca apareció.

Un transportista declaró en el juicio que el fin de semana previo a que el cuerpo apareciera, llevó al guarda a la parada de la Coca Cola en San José con dos maletas.

El conductor dijo que el vigilante dejó las maletas en el lugar porque supuestamente alguien iba a llegar de Palmares a recogerlas. El destino final del equipaje era Nicaragua porque se trataba de regalos para su familia.

Uno de los dueños de las Villas, cuestionó que al ser detenido por la Policía, el guarda no quiso verlo a los ojos ni alegó inocencia. El abogado asegura que se trata de una mera apreciación que no afecta a su representado.