Centroamérica busca primera reserva natural privada del mundo en lista verde

Centroamérica podría tener la primera reserva natural privada del mundo dentro de la lista verde de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) si se acepta la inclusión de la Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde, ubicada en Costa Rica.

Así se anunció en el marco del Foro Regional que se celebra este miércoles en la ciudad colonial de Antigua, en Guatemala, lo que supondría que Centroamérica contaría "con la única reserva privada a nivel mundial que forma parte de dicha lista".

El proceso y la consecución del mismo puede generar un impacto positivo en la investigación generada en la región centroamericana, además de la atracción de fondos económicos para la proyectos de conservación de naturaleza y turismo.

Otro de los beneficios de dicha candidatura es que la región contará con la experiencia de acreditación, con lo cual podría ponerse al frente del proceso incluyendo áreas protegidas tanto públicas como privadas y a su vez mejorando la gestión de recursos ambientales en la región.

La Lista Verde es un programa mundial creado por la UICN y la Comisión Mundial de Áreas Protegidas que fortalece, reconoce y recompensa la innovación la excelencia y el esfuerzo, un modelo que consigna "un mundo para más justo que valore y conserve la riqueza".

Actualmente, la Lista Verde, que apoya los esfuerzos que hacen los Gobiernos para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, se compone de 40 áreas protegidas en el mundo, distribuidas en 14 países, todas pertenecientes al sector estatal.

Al alcanzar el objetivo, explicó a Acan-Efe el Centro Científico Tropical, la zona protegida capitaliza importantes beneficios potenciales, pues se le reconoce y posiciona como un referente de las plataformas internacionales lo cual puede traducirse en beneficios financieros y turísticos.

La Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde fue fundada en 1972 por el Centro Científico Tropical, organización no gubernamental sin fines de lucro que se ha dedicado por 57 años al estudio científico de la zona tropical y a la conservación de la naturaleza.

La reserva cuenta con más de 4.500 hectáreas de bosque protegido que contiene el 50 por ciento de las especies de fauna presentes en Costa Rica, una variedad de más de 500 orquídeas y representa 4 tipos distintos de zonas de vida.

En la actualidad recibe la visita de unas 100.000 personas al año y tiene programas permanente de investigación, atención a visitantes y educación ambiental dedicada a las comunidades vecinas.