''Estilo Marín'' también venció al ''Paté Style'' en México y Guatemala

¿A los aficionados de San Carlos les habrá importado que Walter Centeno dijese "yo tenía tiempo de no ver a un perdedor que juegue mejor que el campeón"?

Viéndolos a carcajada limpia, celebrando la obtención de su primer título, no creo que ninguno se haya sentido mal ni dispuesto a decirle al DT del Saprissa "tome el trofeo, ustedes se lo merecen porque hicieron más pases".

Diga lo que diga "Paté", San Carlos jugó mejor que Saprissa la final de la segunda fase. Necesitaba empatar anotando en Tibás y empatar sin goles en Ciudad Quesada para campeonizar. Y lo logró. Hizo valer el gol anotado en condición de visitante. Punto.

Si el árbitro hubiese inclinado la balanza, si el portero Marco Madrigal hubiese teminado con los guantes rotos o los tubos abollados de tantos disparodos tibaseños, podríamos hablar de suerte norteña. Pero no.

 

Costa Rica

No y no. El sistema ideado por Luis Antonio Marín, equilibrado, pero con énfasis defensivo, le plantó un valladar en el último cuarto de cancha al Saprissa; es decir, entre la media luna y el círculo. Por lapsos, un poco más atrás, mas nunca colgados del horizontal ni metidos en la propia área. Ni siquiera cuando entró "Chiqui" Pérez a formar una línea de cinco.

La verdad es que Marín le ganó la partida a Centeno. Porque se defendió sin sufrir demasiado. Entonces, el "toque, toque" del Saprissa fue insulso, improductivo, lejos de la zona de peligro. San Carlos ganó bien.

En Costa Rica a veces se confunde jugar "bien" con jugar "bonita". Son cosas bonitas. Usted puede jugar "bien" y "feo" al mismo tiempo. Como San Carlos. O como el Pérez Zeledón le ganó el título del Invierno 2017 al Herediano de Medford.

Claro, a Hernán le habría encantado que un equipo con presupuesto menor, como PZ, le jugara abierto de par en par, de tú a tú, para golearlo y después salir a felicitarlo por jugar tan "bonito", tan "valiente" (yo diría "ingenuo"). Pero no. Giacone le ganó la partida, al igual que Marín a Centeno.

 

México

En el último juego de la Liga MX, Tigres "le metió el bus" al preciosista equipo del León, el cuadro que más espectáculo que dio durante todo el semestre, el que mayor posesión de bola tuvo.

Como esa planilla, ¡con esa planilla, de las más caras de América!, al "Tuca" Ferreti no le dio rubor cederle toda la iniciativa, balón y terreno, al equipo donde milita Joel Campbell. Al final, como Marín, obtuvo el 0x0 que requería para celebrar. Y la celebración fue volcánica. ¿Les restó felicidad que León haya jugado más "lindo"? No.

 

Guatemala

Tampoco vi furiosos a los hinchas del Antigua, tras coronarse campeones de Guatemala. Ciertamente, el Malacateco dirigido por Ronald "La Bala" Gómez le dio más toques al balón; una cátedra de pases, de taquito, de rabona, una hermosura de fútbol... Pero los únicos dos goles de la serie los hizo el Antigua, que esperó los momentos propicios para salir de las trincheras y explotar las redes enemigas. Y listo.

Señoras, señores: Defender es un arte, y no se les debe restar méritos a quienes lo saben hacer bien. Máxime cuando ganan títulos.