La Liga está presionada, obligada y tiene con qué ganar la 30

La tabla general del Apertura 2018 dice que Liga Deportiva Alajuelense fue el equipo que más puntuó en el semestre, con 53 unidades. Saprissa hizo 52.

Herediano hizo 48 y se valió del sistema de competencia para alzar su copa 27, en buena  lid.

Alajuelense fue el equipo “casi, casi” del torneo, puesto que se le escurrió de las manos el liderato general en primera fase, por gol diferencia, y en la final de segunda ronda quedó fuera por penales, tras igualar en todo con el Team, a la postre monarca.

Entonces, se podría decir -y con razón- que le faltaba poquísimo, realmente poco, para ser campeón. ¿Refuerzos en zonas clave? Ya los tiene: el portero Esteban Alvarado, el zaguero Henry Figueroa, el comodín defensivo Ariel Soto, el volante Anthony López y el delantero Ariel Lassiter.

Ahora Alajuelense podría armar un 11 de pura experiencia con:

Esteban Alvarado: Seleccionado nacional. De exportación, segundo detrás de Keylor Navas.

José Salvatierra: Una lesión (y una sanción) lo sacó de Rusia 2018. Con la “sele” no ha desentonado. Destaca en marca y no se proyecta mal.

Kenner Gutiérrez: Mundialista en Rusia. Con liderazgo y marca inteligente.

Henry Figueroa: Seleccionable hondureño. Sobresale en anticipación y el uno a uno.

Cristopher Meneses: Viene de su mejor semestre en años. Ha madurado; comete menos faltas y se posiciona como un lateral consistente.

Luis Garrido: Para muchos, el mejor “5” nato del campeonato el último semestre. Es el típico “perro de traba”, pero no pasa mal la pelota.

José M. Cubero: Su nivel ascendente lo hizo regresar a convocatorias de Selección Nacional. En la Liga suplió la lesión de Gutiérrez en zaga, pero luce mejor como socio de Garrido.

Allen Guevara: Volvió por sus fueros: veloz, vertical, veneno puro para los rivales. Columbia supo que le agradó a Gustavo Matosas.

Alex López: Seleccionado catracho, un “10” que marca diferencia.

Róger Rojas: Tan capaz de mover mecates como de dar asistencias y/o abrir espacios.

Jonathan McDonald: El goleador e ídolo del equipo. Volvió con buen suceso a la Tricolor.

Relevos: La temporada anterior dio la impresión de faltarle banca. Cuando Patrick Pemberton flaqueó, al comienzo de campaña, Mauricio Vargas no dio la talla. Luego Patrick volvió y dio seguridad… ¡y ahora sería suplente! Un lujo que en años solo se había dado Herediano, con la dupla Moreira-Cambronero en portería.

Los mayores dolores de cabeza la Liga los tuvo en zaga, cuando se ausentaron Luis Sequeira, Kenner o Meneses. Se le vino el mundo encima a Porfirio, con un Allan Miranda no tan sólido y laterales que no marcan tan bien como atacan (Barlon y Villegas). Hoy, el sector se robustece con Figueroa y el comodín Ariel Soto, que levantó nivel con el Once de Abril y puede cubrir las plazas de central o lateral izquierdo. Además, recuerden: retorna Salvatierra.

En contención no habría problemas con Garrido, Cubero y el mismo Luis Sequeira, pero, ojo, la Liga no tiene todavía al típico mixto, tan ducho recuperando como saliendo, al estilo de florense Allan Cruz. De ahí en adelante, las variables ofensivas son amplias con los titulares antes citados más Anthony López, Barlon Sequeira, Daniel Villegas, Ariel Lassiter, Jonathan Moya…

En fin, a Luis Diego Arnáez le dieron ese “plus” que parecía faltarle para dar, por fin, ese gran salto de calidad hacia la añorada 30. Ahora le toca a él demostrar que puede manejar esa maquinaria tan pesada.

Ya logró estar “taco a taco” contra sus archirrivales, Saprissa y Herediano, así que ahora no hay pretexto que valga: La presión y la obligación del Alajuelense es hacer real esa canción que dice “Liga campeón, Liga, Liga, Liga campeón”.

El portero Alvarado responde a la pregunta del título con un sí: "Vamos a arrasar con todo", afirmó. ¿Usted coincide con él?