Liga de Ascenso inclinaría la balanza electoral: ''Es mucha presión''

"No hemos querido que nos marquen como que somos los electores, porque es mucha la presión que tienen la Liga de Ascenso y los asambleístas", dice el presidente de la segunda división, Sergio Hidalgo, en medio de la lucha por el poder en la Fedefútbol.

De un lado está el oficialismo, que apoya la continuidad del actual presidente, Rodolfo Villalobos; del otro lado, la oposición, encabezada por Jorge Hidalgo, miembro del Comité Ejecutivo.

Según ha indagado Columbia con fuentes al interior de la organización del fútbol tico, los 32 votos estarían, de momento, así:

- Unafut se fragmentaría con 6 votos para Villalobos y 5 para Hidalgo, faltando por conocer por quién votaría Jicaral Sercoba.
- Linafa votaría como bloque por Hidalgo, lo que representa 6 votos más, a los que se sumarían 2 del fútbol sala.
- A la papeleta oficialista podrían sumarse 5 votos más, 3 del fútbol femenino y 2 del playa.

Así las cosas, la cuenta actual daría 11 sufragios en favor de la reelección de Villalobos y 13 al opositor, Hidalgo, quedando 8 votos "en el aire", el de Jicaral y los 7 de Liga de Ascenso.

Lea también: Hidalgo dice tener 13 votos de los 17 requeridos; Villalobos tendría 11

De allí la trascendencia de la segunda división, máxime que la idea al interior de Liasce es votar en bloque; es decir, los 7 votos unidos para un solo candidato.

"Hemos tratado de tener un perfil un poco bajo en ese tema", amplió Sergio Hidalgo, presidente de la Liga de Ascenso.

"Sí le digo que trabajar en bloque le ha traído muchos beneficios a la Liga de Ascenso. Tanto así, que los equipos y los asambleístas han entendido que, hoy por hoy, tenemos patrocinadores, tenemos beneficios que antes no teníamos y tenían otras ligas y que estamos repartiendo, ayudándoles a los equipos, 300 millones al año", explicó.

"Les hemos demostrado a los equipos que la única forma es con los 7 votos unidos para obtener ese tipo de logros", certificó.

Está claro: Liga de Ascenso se perfila como el gran elector en la lucha por el poder en la Fedefútbol.