¡Cornada letal! ¡San Carlos campeón!


Las ilusiones del Deportivo Saprissa quedaron hechas paté tras empatar a cero en San Carlos, resultado que les valió a los Toros del Norte para conquistar la final del Clausura 2019.

Como habían ganando la fase regular, se proclamaron campeones nacionales, por primera vez en su historia.

El juego arrancó con el global 1 a 1... ganando San Carlos. Sí, porque ese gol conseguido en Tibás le dio el criterio de desempate en caso de paridad a cero, por lo que no extrañó que Luis Marín, pupilo del "Machillo" Ramírez, no arriesgara ni un centímetro de la cancha.

Así las cosas, obligado a hacer un gol para sobrevivir, Saprissa fue el que intentó proponer desde el pitazo inicial, pero no le alcanzó para hacerles ni cosquillas a los Toros del Norte.

En zaga, eso sí, jugar con cuatro defensores natos y no volantes improvisados, le permitió al "Paté" Centeno controlar fácilmente las insinuaciones de contraataque taurinas.

El único susto para los dueños del Carlos Ugalde fue una reclamada mano de Rudy Dawson dentro del área, tras remate de Rubilio Castillo, pero que el juez no consideró voluntaria. O no la vio.

Por lo demás, bien plantados atrás, los locales rechazaron cual paredón los intentos morados y así se fue la inicial: 0 a 0 (1 a 1 global)... ganando San Carlos. Al 46', Marín incluyó a José Luis Cordero, menos veloz, pero con más posesión que Diego Madrigal.

Candados contra arietes
Por fin, al 62', San Carlos tuvo su primera posibilidad real, pero cuando Álvaro Saborío se aprestaba a fusilar, apareció la pierna salvadora de Robinson; luego, el atacante Marco Mena cedió su lugar al contención Christian Martínez, en un cambio claramente defensivo de Marín.

Del otro lado, Centeno tenía que correr riesgos, sabiéndose eliminado con el 0x0. Saprissa llegaba más y mejor que en la primera mitad, pero le faltaba "punch". Los Toros del Norte sacaban a relucir colmillo. Dilataban las acciones. Se tendían (¿lesionados?).

Entró el francotirador Marvin Angulo en lugar del delantero Rubilio Castillo, subiendo como atacante Johan Venegas, movimiento con el que "Paté" procuró mayor precisión en los pases y buena táctica fija; como el bus rojiazul no se movía, entró un artillero por un lateral (Jairo Arrieta por Luis José Hernández... ¡todo o nada!).

La respuesta de Marín: sacar a un extremo para ingresar a un defensor (Claudio Pérez por Pedro Leal). Ahora San Carlos formaba línea de cinco en zaga. Saprissa metió otro delantero (John Jairo Ruiz), y sacó a un central (Alexander Robinson).

¡Drama total! La gente cruzaba los dedos, rezaba, cerraba los ojos, los volvía a abrir y, cuando lo hizo, el árbitro Christian Rodríguez levantó los brazos y pitó... Aquel gol de Marco Mena en Tibás dictó sentencia.

¡San Carlos campeón!

 

Columbia Deportiva en las redes