Amador baja a la 9° posición luego de primera etapa de alta montaña

Con el ascenso de Montoso - primer gran premio de montaña de este Giro 2019 - como principal testigo de la etapa, Andrey Amador completó su día 12 de carrera con un descenso en la clasifica general: de la posición 6 pasó a la 9.

El sacrificio fue amplio para el nacional que durante la mayor cantidad de kilómetros viajó en el pelotón donde venía la maglia rosa buscando proteger a los hombres que podían quedar mejor colocados para la escuadra telefónica.

Su compañero José Joaquín Rojas, que hasta antes de hoy era el mejor ubicado en la general, sufrió a tal punto que desapareció del top ten mientras que el colombiano Richard Carapaz fue el que sacó el pecho y repuntó para ahora ser el mejor del Movistar en la tabla acumulada.

Mikel Landa fue otro de los combatientes del equipo español, que a pesar de que fue el compañero de Andrey que mejor se ubicó en la etapa de hoy, su esfuerzo no le alcanzó para meterse entre los primeros 10.

Por su parte lo de Amador es sobresaliente, muy destacable, sigue siendo el hombre más fuerte y sacrificado del equipo y se muestra fuerte al comienzo de la montaña.

Para este viernes este será el menú de la competencia:

Llegada cuesta arriba por encima de los 2000 metros. La etapa se desarrolla por completo en la provincia de Turín, pasando por el norte la capital piamontesa y subiendo al principio el Colle del Lys desde su pendiente más difícil, con largos tramos entre el 9% y el 10%. Luego, tras cruzar el Canavese Occidentale, la carrera sube al inédito Pian del Lupo (camino del Santuario de Santa Elisabetta), duro y articulado tanto para escalar como para descender con pendientes para largos tramos de dos dígitos.


Al final del descenso en Pont Canavese, comienza el ascenso final que, entre una ligera pendiente y un verdadero ascenso, mide más de 44 kilómetros. Después de Noasca, la subida real con las pendientes más grandes en la primera parte donde se recorre la antigua carretera asfaltada para bicicletas, que evita el largo túnel de 3650 metros. Una vez en la ciudad de Ceresole, la carretera se aplana junto al lago artificial para reanudar la escalada durante los últimos 10 kilómetros.

Últimos kilómetros.

Después del lago Ceresole, la carretera se eleva de nuevo alrededor del 9% con un camino estrecho y, a través de numerosas curvas, llega al Lago Serrú, donde se sitúa la llegada a una altitud de 2247 metros. Recta final de 50 metros y 6 metros de ancho.

Columbia Deportiva en las redes