Hanna Gabriels defenderá título mundial ante la argentina Abril Vida

La boxeadora costarricense Hanna Gabriels defenderá en casa el próximo 17 de julio el título de las 154 libras (súper welter) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) frente a la argentina Abril Vidal, informó la organización del evento.

La pelea se llevará a cabo la noche del 17 de julio en el Gimnasio Nacional de San José y enfrentará a la campeona ante la número 2 del ránking de la AMB, la argentina Vidal.

Gabriels, quien tiene un récord de 18 triunfos (11 por K.O.), dos derrotas y un empate, indicó que ha tenido semanas intensas de trabajo en el gimnasio y en el cuadrilátero para estar a tono para el día de la defensa de su corona.

"El trabajo va bien, me encuentro motivada para la pelea, ya quiero que sea el día para estar al lado de mi gente en el Gimnasio Nacional", declaró la pugilista en un comunicado.

Lea también: Boxeo de luto por la muerte del ''Tigre'' Manzanares

La campeona costarricense se mostró feliz de pelear en casa, pues para ella "no existe mejor lugar en el mundo" que Costa Rica, y especialmente el Gimnasio Nacional, situado en el corazón de la capital.

"Siempre lo he dicho que pelear en Costa Rica es una bendición. Uno se motiva cuando ve el apoyo de las personas desde que arranca el sueño por ganar una pelea. Vivo agradecida por los que creen en mí, por los que sacan su tiempo para ir a la pelea, que pagan su boleto para ver un bonito espectáculo", afirmó Gabriels.

La boxeadora costarricense tendrá una motivación más para la defensa del título pues el pasado 24 de junio fue designada por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) como colaboradora de alto perfil.

"Para mí es un honor trabajar por las personas refugiadas porque ellas tienen las características del mundo que yo quiero, un mundo de gente fuerte, esforzada y soñadora", dijo la campeona el día en que fue oficializada por el Acnur como la primera colaboradora de alto perfil en Centroamérica.

Gabriels anunció que dedicará la pelea a las personas refugiadas que viven en Costa Rica, como un mensaje en pro de la inclusión, la no discriminación, el amor al prójimo y el respeto a esa población.