Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Ramón Luis explica por qué Costa Rica fue perjudicada por el arbitraje y EE.UU. no

Ramón Luis Méndez considera que el arbitraje se sacó un 50% en las jugadas que suscitaron polémica en el Estados Unidos 2 - 1 Costa Rica.

Lea también: 'La Bala' se sacude: ''Siempre he estado observando nuestro fútbol y conozco a todos los jugadores''

 

En sístesis, en la que reclamaron los estadounidenses el árbitro Daneon Parchment estuvo bien. En cambio, la que suscitó quejas de los ticos sí fue por un error del juez central.

"Hubo dos acciones determinantes arbitralmente", comenzó su análisis Méndez Vega, director del espacio Pitazo Caliente que emite Radio Columbia.

Se refiere al gol tico, obra de Keysher Fuller y que los norteamericanos reclamaron como "offside".

Cuando Fuller remate, Jonathan Moya está casi encima del arquero Zack Stephen y parece obstruirle la vista. Delante del costarricense hay dos estadounidenses: el propio guardameta y, fuera del terreno, Serginho Dest, quien había corrido para tratar de impedir el centro de Ronald Matarrita.

"Para la nueva regla, no había fuera de juego. Dest estaba fuera del terreno de juego, pero las reglas nuevas habilitan al atacante", explicó Méndez Vega, refutándole los reclamos al guardatubos de EE.UU.

"El gol fue perfectamente validado por la asistente jamaiquina Stephanie Dale Yee Sing", sentenció.

La otra polémica se dio en una acción que los costarricense reclamaron como pena máxima de Chris Richardson sobre Jonathan Moya.

Antes de poder disparar dentro del área, el estadounidense se barre y atraviesa la pierna antes que Moya remate, luego desvía el balón y Stephen se queda con él.

Incluso el DT de Costa Rica, Luis Fernando Suárez, quien no es muy dado a los reclamos, dijo en conferencia que eso había sido penal.

¿Qué dijo Ramón Luis? "Sí hubo penal contra Jonathan Moya. El árbitro Daneon Parchmente se equivocó. El defensor estadounidense evitó que el costarricense rematara. Ganar el balón no es llegar primero a la bola, es no interponer el pie entre la bola y el atacante".

"Penal indiscutible, pero el árbitro no lo consideró de esa forma", amarró su análisis Méndez Vega.

En ese momento, el marcador iba 1-1.