Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Suárez perdió el encanto de la afición: Se le achaca poca lectura de partido y muy malas decisiones

El entrenador de la Selección Nacional, Luis Fernando Suárez, perdió el consentimiento y la aprobación de la afición del fútbol costarricense. El cafetero vive momentos de amplias críticas y cuestionamientos en el banquillo de la Tricolor. Ya su trabajo no gusta entre el público futbolero.

No es para menos, si analizamos la parte cuantitativa, 'La Sele' tiene 6 puntos de 18 disputados en la octagonal rumbo a Qatar. Posición cinco, y en este momento eliminada por completo de esa lucha por ir a la próxima Copa del Mundo. Si mencionamos el nivel de juego, un equipo con poca por no decir nula producción de juego ofensivo, con cambios de sistemas, y poca claridad. La Selección no juega bien y eso queda en evidencia siempre que salta a la cancha.

Y, si ya vamos a temas puntuales, Suárez ha tenido errores garrafales, que la afición y la prensa señalan y no se esconden: imprecisiones en convocatorias, malos planteamientos de partidos, deficiente lectura durante los compromisos, se muestra dubitativo en toma de decisiones como los cambios de jugadores y; además, poca capacidad de comunicación para expresarse en las ruedas de prensa. Ambiente oscuro, triste, y un futuro nada alentador.

Quizás, producto de todo lo anterior, el gran señalado tras la derrota de este miércoles ante Estados Unidos es el estratega. Luis Fernando continúa en su puesto, aunque un sector muy grande de la afición -la voz del pueblo que son los que deberían mandar en la Tricolor- solicita de manera contundente su salida. Ya no genera confianza.

''Creo que él improvisa mucho con jugadores que no son naturales en el puesto que los pone, que puede ayudar, pues sí, pero naturalmente no juegan ahí. Hay otros jugadores que son entrenados y saben jugar esos puestos mejor y podrían tener un rendimiento más adecuado. Lo otro y que ya meramente es responsabilidad del técnico son los cambios. Yo no entiendo por qué espera tanto tiempo en hacer un cambio. Yo vi jugadores -por lo menos dos o tres- (ante Estados Unidos) que a los 60 minutos ya no daban, y al entrenador le falta trabajo en eso, espera mucho para hacer cambios. Yo no sé si es que él no cree o no confía en los relevos que tiene disponible, pero sí me pareció muy cuestionable el asunto de los cambios'', expresó en Columbia el ex-jugador de la Selección, Kenneth Paniagua.

Otra de las grandes molestias es lo que tarda para realizar variantes. Meter al terreno de juego a jugadores como Bolaños, Saborío y Waston a falta de seis minutos para el cierre, solo es una muestra más de que no anda atinado en sus labores.

En entrevista con La Mundialista, Paniagua también se refirió al sistema de juego. Tiene claro, como entrenador que también es, que al final esto es un asunto de gustos de cada estratega. Empero, al mismo tiempo, Suárez ha elegido variables que en la cancha no generan el resultado que se espera.

''Nos había funcionado bien jugando con la línea de cinco, nos vimos bien un rato, luego nos quitaron la bola y ya todo cambió, pero sí fuimos más sólidos en defensa. Ahora, cambiamos (En Estados Unidos) y tenemos que decir que el 2 a 1 se quedó corto. No me gustó el sistema, pero entiendo que son decisiones del técnico'', dijo.

Columbia le consultó directamente al presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Rodolfo Villalobos, si tras los malos resultados y poco avance que se observa en esta 'Sele' habría oportunidad de efectuarse un cambio en el banquillo. No obstante, el jerarca del fútbol tico expresó que ahorita no están pensando en eso, no es una opción real a este momento.

Lo que sí se maneja es la posibilidad de reforzar el cuerpo técnico con otro asistente técnico adicional. Suárez tiene una mano derecha colombiana, John Jairo Bodmer, también a Ronáld Gómez y... ahora estaría sumándose uno más con la intención de apoyar y darle más armas al cuerpo técnico.

Luis Fernando perdió el encanto, es fuertemente criticado y señalado y se pide su salida ante la poca capacidad profesional mostrada hasta este momento en Costa Rica. En noviembre la historia continuará, ojalá que aún haya tiempo de tomar decisiones.