Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Cuando el candidato del 'pueblo' se encuentra un muro imposible de cruzar

 
"Pinto demostró que puede llevar a Costa Rica al fútbol de primer mundo, siempre y cuando los jugadores se sometan a su disciplina", afirmó el mejor amigo del colombiano en el país. Casi descartado por la dirigencia, un amplio sector de la afición lo percibe como la solución a la crisis. Allegados al estratega consultados por 'Columbia' revelan los muros que lo separan de un posible regreso a la 'Sele'.
 
 
En su finca en Santander, Colombia, Jorge Luis Pinto se resguarda de los tumultos y del riesgo de contagiarse del virus. De momento en su casa, sus amigos en Costa Rica lo perciben tranquilo, con ganas de dirigir otra vez.
 
Cada vez que se mueven los cimientos en la Fedefútbol, su nombre salta a la vista como un salvavidas en medio de un tsunami.
 
La feligresía se divide entre los que perciben a Pinto como una solución real a la crisis deportiva, y los que creen que su regreso sería un retroceso futbolístico.
 
Dos extremos, quizás el reflejo de lo que representa su figura, que no conoce de términos medios.
 
En pocas ocasiones su nombre es considerado por la dirigencia, a pesar de que José Cabezas, abogado y amigo personal del cafetero en el país, cree que su principal ilusión es dirigir nuevamente a una selección.
 
Para Cabezas, también directivo manudo, Pinto produce tal efecto entre la afición por una razón simple y contundente.
 
"Jorge Luis ya demostró que es el técnico que más ha comprobado que puede llevar a Costa Rica al fútbol de primer mundo, siempre y cuando se sometan a su disciplina, que es muy rigurosa", afirma Cabezas.
 
Al menos una vez a la semana, Cabezas y Pinto conversan vía telefónica. Pocas veces discuten sobre el presente de la 'Sele', aunque hace apenas unos días hablaron sobre la última semifinal entre la Liga y Saprissa.
 
Amigo de Pinto desde muchos años atrás, Cabezas está convencido de que, aún en este momento, con una generación agotada y un relevo generacional escaso, el colombiano aceptaría el reto de dirigir a la 'Tricolor'.
 
Sin embargo, cree que hay dos muros que evitan que se convierta en un candidato firme para asumir el puesto de seleccionador.
 
"El problema es que hay un porcentaje cercano al 25% de los jugadores, que son generalmente los líderes del equipo, que no lo aceptan. Lo segundo es que tenemos un grupo de dirigentes que necesitan un técnico que puedan manejar con cenas y 'traguitos', y Jorge Luis no se presta para eso", añade Cabezas.
 
"Recuerde usted que el plantel de Brasil fue un equipazo después del Mundial, los jugadores estaban en equipos pequeños en Europa, pero después de que los terminó de formar Jorge Luis fue que reventaron", sostiene.
 
Hace apenas dos años, el técnico presentó una oferta para asumir nuevamente la 'Tricolor', pero al final la Fedefútbol nombró una comisión que, aparentemente, seleccionó a Gustavo Matosas para arrancar este proceso.
 
 
 
Plan de renovación. Antes de la pandemia, el presidente de Linafa, Juan Carlos Román, invitó a Pinto a Costa Rica para que diera unas charlas sobre fútbol.
 
Román fue el dirigente que se opuso a la salida del colombiano, cuando Eduardo Li y el Comité Ejecutivo optaron por destituirlo, en parte por la mala relación del técnico con algunos futbolistas.
 
Román asegura que, en muchas ocasiones, Pinto le dibujó el plan que tenía en mente para renovar el plantel nacional.
 
El colombiano le decía que era necesario modificar las piezas de manera paulatina y lenta, pero concreta y sin sentimentalismos. Esto le garantizaría al equipo el ritmo y la velocidad para adaptarse a la exigencia internacional.
 
"Él me decía, 'esto hay que hacerlo muy pausado, pero ya'. Había que hacer un recambio. Pinto me decía que le gustaba la idea de trabajar directamente con la selección Sub-21 (comandar él, como lo hizo en Honduras) para hacer esa transición", explicó Román.  
 
 
Cuenta el dirigente que el técnico empleaba una metodología infalible en el aprendizaje, pero muy desgastante: Repetir, repetir y repetir.
 
El técnico insistía en las correcciones de cada movimiento, luego verificaba científicamente la forma física de los jugadores y les exigía ajustarse a ciertos rangos para que pudieran competir internacionalmente.
 
Hoy en día, cree que en el Ejecutivo, liderado por Rodolfo Villalobos, debe haber "cierta apertura" para analizar si a la 'Sele' le convendría su regreso.
 
"Hay antecedentes políticos que en su momento se dieron. Creo que uno de los problemas es el rechazo de algunos jugadores, eso ha pesado. Si se abrieran bien los ojos, don Jorge Luis podría estar en la pugna", concluyó.