Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Acusados de presunta difamación: ''Tengo gran cariño a los jugadores'', ''mi intención no fue manchar su imagen''

Los acusados Adrián Gutiérrez y Juan Carlos Román en el caso de supuesta difamación contra tres jugadores (Keylor Navas, Celso Borges y Bryan Ruiz) fueron los últimos en testificar en el juicio que se lleva a cabo en los Tribunales de San José.

La demanda fue por revelar en programas de las emisoras Columbia y Monumental que los futbolistas habrían amenazado con dejarse perder partidos si se renovaba a Jorge Luis Pinto como seleccionador, después del Mundial Brasil 2014.

"Tengo gran cariño a los jugadores, a Álvaro Saborio lo llevé a Saprissa, lo traje desde La Fortuna de San Carlos, y otros de los muchachos fueron compañeros de equipo de uno de mis hijos. El nexo que he tenido con los jugadores ha sido bastante bueno, amable, me han unido diferentes circunstancias y situaciones"

Antes de eso solamente explicó que lo que él hizo en el programa 120 Minutos de Radio Monumental fue relatar lo ocurrido en Brasil y mencionar lo que le comentaron a él en la reunión que se dio el día después de que los seleccionados llegaron de Brasil

El doctor Adrián Gutiérrez dio su declaración desde un lado de la sala, mientras que el otro acusado, Juan Carlos Román, lo hizo desde el estrado.
Román dijo que él solicitó al entonces presidente, Eduardo Li, explicaciones del porqué técnicamente se iba a quitar al técnico Jorge Luis Pinto, pues él consideraba que se estaba haciendo un buen trabajo.

"Me enojé y le pedí explicación y Li dijo que los jugadores se lo solicitaron o se dejarían perder partidos. Li no mencionó nombres en ese momento".

Román amplió sus declaraciones:

"Posteriormente se hizo otra reunión la semana siguiente, llegaron unos compañeros que no estuvieron en la primera. Recuerdo que no estaba Noel Ibo (Campos) porque estaba fuera del país, ni Víctor Hugo (Víquez). En ella Li volvió a explicar lo que estaba solicitando. En esa reunión estaba Rodolfo Villalobos (entonces tesorero, actual presidente) y no se opuso a que lo que dijera Li no fuera cierto".

Sobre la acusación que se le hace, por supuesta difamación, declaró: "Luego me invitaron al programa Oro y Grana, como lo hacían casi siempre una vez al mes y procedí a narrar lo que me comentaron en la reunión y lo que vi en el Comité Ejecutivo".

"Conozco a todos los jugadores desde hace años y les he servido como parte de mis atribuciones en Proyecto Gol y no hemos tenido problemas. Mi intención no fue manchar la imagen de los jugadores o de la Federación, a la cual le tengo mucho cariño".

"A mí me tocó alistar la sala junto a otra compañera, donde se reunieron los jugadores, Li y Villalobos. Estas conversaciones no quedaron grabadas, yo era el secretario y era costumbre que lo que era polémico o no se quería que saliera no se grababa y mucho menos quedaba en actas".

El juicio continúa esta mañana en los Tribunales de San José, con las conclusiones de los abogados querellantes y defensores.