Disfrute de los 98.7FM de Radio Columbia

Lo malo de lavarse las manos y lo bueno de asumir responsabilidades

En el sentido literal, lavarse las manos con agua y jabón es buenísimo. ¡Hágalo todas las veces que pueda!

En el sentido metafórico, significa “quitarse el tiro”, evadir la responsabilidad y transferírsela a otros, como Poncio Pilato cuando dejó que crucificaran a Jesucristo.

LUNES
El Ministro de Salud, Daniel Salas, excelso profesional del que no dudo para nada, dejó la ventanita abierta cuando no respondió tajantemente, sí o no, tras preguntársele si el fútbol nacional debía proseguir en medio del Estado de Emergencia por el COVID-19.

“En el caso de los campeonatos, ya lo hemos indicado, se pueden hacer a puerta cerrada. Queda en una decisión propia de los mismos organizadores”, respondió Salas, en conferencia de prensa, este lunes.

También recomendó lavarse bien las manos con agua y jabón, y usar alcohol gel como medida adicional.

Yo, francamente, he de reconocer que me sorprendí: Creí que iba a recomendar no jugar los partidos.

Lea también: Decisión tomada: Se suspende el fútbol nacional

Después, honestamente, no me sorprendí con lo siguiente: los dirigentes decidieron seguir el torneo, a contrapelo de jugadores, técnicos y árbitros.

Se lavaron las manitas con agua, jabón y gel, y le echaron la responsabilidad al ministro.

“En otros países han tenido una posición clara de parte del Estado, donde han ordenado suspender no solo el fútbol”, dijo el presidente de Unafut, Julián Solano, quien aseguró que si Salas hubiese recomendado suspender, lo habría hecho sin chistar. Hasta me pareció verle burbujitas de jabón en las uñas.

Por su parte el presidente de la Fedefutbol, Rodolfo Villalobos, con las manos relucientes, asegura que su posición era suspender el campeonato, pero que “debido a que nuestro ente rector en temas de salud ha manifestado públicamente de la continuidad que pueden tener los partidos a puertas cerradas, pues, nos llevan a tomar la decisión de jugar el miércoles”.

A ambos, a don Julián y a don Rodolfo, como al ministro, también los respeto, pero, en este caso particular, no compartí sus posiciones. Los sentí blandos con un tema que exigía determinación, firmeza.

Haste el lunes, el “circo” se detendría solo cuando hubiese “sangre” (un infectado). Cuando sucediese, ¿los tres se habrían lavado las manitas?

MARTES
¡Se ensuciaron las manos!, como a veces hay que hacerlo, en el sentido metafórico de asumir responsabilidades.

Solano y Villalobos se reunieron en Casa Presidencial, con el Ministro de Salud, Daniel Salas, y entre los tres tomaron la decisión de suspender la Liga Promerica por tiempo indefinido, sin pasarse la bolita como el lunes, cuando casi se despellejan las palmitas de tanto frotárselas.

¡Bien por los tres! Más vale tarde que nunca.

 

"Errar es de humanos, perdonar es divino, rectificar es de sabios"

Alexander Pope, poeta inglés (21 de mayo de 1688 –30 de mayo de 1744)