Dodgers, campeones de la Serie Mundial tras 32 años de espera


El jardinero derecho Mookie Betts pegó jonrón y anotó dos carreras como líder de la remontada y triunfo de los Dodgers de Los Ángeles que vencieron este martes por 3-1 a los Rays de Tampa Bay en el Sexto Partido de la Serie Mundial que ganaron por 4-2 al mejor de siete.

Los Dodgers se proclamaron como nuevos Campeones del Clásico después de 32 años de espera al conseguir el séptimo título de su historia, el primero desde 1988, la última vez que lo ganaron.

El equipo angelino, que durante la reducida temporada regular habían tenido la mejor marca de las Grandes Ligas, y disputaban por vigésima cuarta vez el Clásico de Otoño, anteriormente lo habían ganado en las ediciones de 1955, 1959, 1963, 1965 y 1981.

Betts, el gran fichaje del pasado descanso invernal mediante el traspaso que cerraron con los Medias Rojas de Boston, fue el gran héroe del partido al anotar la carrera de la ventaja en la parte baja de la sexta entrada y en la octava sentenció con jonrón solitario.

Junto a Betts, que impuso de nuevo su poder con el bate y velocidad, los grandes triunfadores del partido fueron los lanzadores zurdos mexicanos, Víctor González, que se quedó con la victoria como relevista y Julio Urías con el rescate.

González (1-0), que fue el quinto de los siete lanzadores que utilizaron los Dodgers, trabajó una entrada y un terció para sacar el tercer "out" del quinto episodio y los tres del sexto con una labor perfecta de tres ponches tras realizar 18 lanzamientos y 12 fueron a la zona del "strike".

Urías se encargó de sacar los últimos siete "outs" del partido con otra labor magistral desde el montículo del Globe Life Field, de Arlington (Texas), sede burbuja neutral de la Serie Mundial, y se quedó con el rescate.

Urías abanicó a cuatro bateadores rivales de los Rays después de realizar 27 lanzamientos y 19 fueron "strikes".

Lea También: Los Dodgers y los Lakers convierten a Los Ángeles en la capital de los campeones

La derrota se la quedó el también relevista Nick Anderson, que permitió la carrera de la ventaja de los Dodgers, la segunda que anotaron en la parta baja de la sexta entrada.

Anderson le había quitado la pelota al abridor estelar, el zurdo Blake Snell, que lanzó cinco entradas en blanco, pero en la sexta dejó al receptor de los Dodgers, Austin Barnes en circulación y con el lanzamiento salvaje del relevista de los Rays llegó la anotación del empate y el comienzo del fin para los Rays.

El jardinero izquierdo, el novato cubano Randy Arozarena, con su décimo cuadrangular de los playoffs/Serie Mundial, nueva marca en la historia del Clásico de Otoño, un bambinazo solitario en la primera entrada contra el abridor de los Dodgers, Tony Gonsolin, le había dado la ventaja a los Rays (0-1).

Pero no fue suficiente para evitar la derrota y la eliminación de la 116 edición de la Serie Mundial, en la que buscaban su primer título de campeones de las Grandes Ligas después de haber debutado en el Clásico de Otoño, en la del 2008 que también perdieron frente a los Filis de Filadelfia.