Coronavirus: Más de 10.000 millones de dólares perderá el deporte profesional de Estados Unidos de suspenderse

Nadie se escapa de esta debacle. La NFL, la NBA, MLB, NHL, NCAA y el mismo, MLS, todos por sus siglas en inglés, enfrentarán la mayor pérdida económica en muchas décadas.

En Estados Unidos todo se valora por estudios de factibilidad o por fríos resultados en cifras. Es una cultura. Nada se mueve si no se cuantifica.

Igual que ya tienen valorados en 5.000 millones de dólares, las pérdidas que ocasionarán los próximos dos meses de atraso en la actividad deportiva.

De acuerdo con Forbes, Infobae, y varios sitios informativos más, todas las ligas profesionales suspendieron de manera indefinida las competencias, juegos y preparación. La NFL cerró sus oficinas y el draft se realizará en Las Vegas sin público, con pérdidas de 300 millones de dólares.

Un paro más largo, o la cancelación completa del baloncesto y el hockey, más un retraso de media temporada para el béisbol, podría significar más de 10.000 mil millones de dólares en ingresos perdidos.

MLB la más afectada.

El beisbol profesional representa un 40%, aproximado, de las pérdidas por arriba de los 2.000 millones de dólares.

NBA perdería 1.200 millones

El sitio TicketlQ, especializado en esta materia, informó que de llegarse a suspender en forma definitiva el campeonato de baloncesto, la organización perdería, solo por ingreso de taquilla, la suma de 500 millones de dólares, más de 280.000 millones de colones.

Distribuido de la siguiente forma: Los Lakers de Los Ángeles $82 millones. Los Nicks de Nueva York $46 millones y los Warriors de Golden Stade $42 millones. Los Raptors de Toronto $32 millones y los Celtics de Boston la suma de $32 millones.

La NCAA el deporte universitario.

No se queda atrás de las demás ligas profesionales, pues dejaría de recibir unos mil millones de dólares.

Los de abajo.

Obvio, que los más lesionados serán los vendedores, guardas, conserjes y acomodadores. Sobre las personas de menos recursos los propietarios harán un esfuerzo por pagarles sus salarios con normalidad.

Confianza.

La esperanza es lo último que se pierde, hasta ahora todo está centrado en que la NBA y la NHL se reanudarán en el mes de junio y que genere un aumento masivo de audiencia por el cansancio de los aficionados por el confinamiento en sus hogares