De mundialista y venta 'estrella' de la Liga, a relevo en cuarta división de España

 
Futbolista asegura que su deseo es retomar su mejor versión y volver a la Selección Mayor, "es un sueño que quiero cumplir", afirmó Calvo. 
 
Hace apenas seis años, el volante Diego Calvo aparecía en la lista mundialista de Jorge Luis Pinto para afrontar el Mundial de Brasil 2014, y solo un año atrás la dirigencia manuda lo vendía al Valerenga noruego, en un traspaso que movió 250 millones de colones.
 
El mediocampista, también mundialista Sub-20, 'pintaba' para convertirse en uno de los referentes del relevo generacional de la 'Tricolor', pues disputó la cita mayor en Brasil con apenas 23 años y ya siendo un legionario.
 
Contrario a lo esperado, hoy tiene 29 años y es ficha del Intercity de Alicante, un equipo que milita a lo equivalente a una cuarta división de España.
 
Sin embargo, el futbolista manifestó en el sitio de Youtube del Alicante que su deseo es subir su rendimiento para regresar a la Mayor.
 
"La idea es retomar metas y sueños que dejé aplazados. Es volver a grandes cosas. Quiero trabajar calladito y aportar con hechos. Mi meta es volver a Selección, es un sueño que tengo que cumplir, pero tengo que trabajar. A fuego lento, pero creo que puedo llegar", dijo Calvo.
 
Después de la Liga Española, la Segunda y el torneo de Segunda B, aparece este certamen, en donde el exmanudo y exmorado busca renacer como futbolista.
 
 
El pasado 18 de octubre, el jugador ingresó de relevo al minuto 79', en un duelo que su equipo empató a cero frente al Hércules 2.
 
Fue la primera fecha de esta liga, con un equipo relativamente nuevo, pues nació apenas en el 2017.
 
Calvo busca su 'segundo aire' futbolístico en medio de múltiples sobresaltos, desde su prometedor debut con la Liga en el 2010.
 
Luego de tres años en el primer equipo rojinegro, saltó al Valerenga y casi al mismo tiempo se convirtió en un cambio fijo en la 'Tricolor' Mayor.
 
Fue después de la cita mundialista que empezó su declive. 
 
 
No se consolidó en Noruega ni tampoco en Suecia, pues lo dieron a préstamo al Goteborg, en donde solo disputó ocho enfrentamientos.
 
Luego regresó a la Liga en el 2014, un paso que tampoco sirvió como trampolín para volver a levantar, pues le rescindieron su contrato luego de no mostrar su mejor cara.
 
Así las cosas, terminó firmando con el Saprissa, un club en el que apenas se mantuvo un torneo, a pesar de que arrancó su etapa como estelar.
 
Posteriormente saltó a Pérez Zeledón, Cartaginés, Jicaral, Real Monarchs de la USL de Estados Unidos y el equipo de Puntarenas en la Liga de Ascenso; en ningún club se convirtió en figura.
 
Desde el año anterior, consiguió un acuerdo con el Intercity de Alicante.
 
Con 29 años, Calvo busca una nueva revancha. Esta vez, en una categoría discreta de España.
 
"Mi nombre no vale para nada, ahora soy jugador de Segunda B", afirma Borges en el siguiente video: