Herediano – Brayan Rojas: Quien cambió el canasto de café por el balón de fútbol


De Naranjo a Carmelita, de Carmelita a Noruega y de Noruega al Herediano.

De su tierra bella en San Miguel de Naranjo surgió este joven delantero de 22 años, quien ya tuvo una oportunidad en el fútbol escandinavo, pero no le fue bien debido al inclemente frío y a que le habrían cambiado las condiciones ofrecidas.

El atacante de Carmelita y, ahora, del Herediano, relata que aunque debía ir a coger café como el resto de su familia, no le gustaba mucho y por ello, luchó para jugar al fútbol de manera profesional con la idea de  tener otra oportunidad profesional en la vida.

“Yo desde muy pequeño jugaba en la escuela de San Miguel de Naranjo, un pueblo pequeño del occidente del país, y una vez jugamos frente al equipo del complejo Wílmer López, hice un gol y me vio el técnico Luis Carlos Mejías, me pidió (10 años), que fuera a entrenar al complejo y desde ahí me empezaron a dar la oportunidad”, relató a Columbia el joven delantero Brayan Rojas, quien no tenía ni para los pasajes.

“Mi familia es muy humilde, es de acá donde hay mucho café, mi papá tiene una pequeña finca y desde toda la vida es con lo que nos ha podido sacar adelante, cogiendo café”, amplió el prometedor goleador.

Brayan Rojas estuvo una temporada con el Tromso de Noruega el año pasado, la ciudad más al norte de este país y, como él mismo dice, lo lamenta mucho, porque no le fue nada bien, pues jugó en 12 partidos e hizo solo tres anotaciones.

Desde el 2018 fue seleccionado menor con la Sub20 y participó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.  En la actualidad es parte de la selección Olímpica que tendrá que participar en el Preolímpico de Guadalajara, México, fecha por determinarse, para buscar un cupo en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Ahora, Brayan Rojas, quien cambió el canasto de café por el balón de fútbol, juega con el Herediano y le disputa la titularidad a varios compañeros de mucho recorrido como Yendrick Ruiz, quien según Brayan, se ha convertido en su protector y guía.

Lea también: Así serían los entrenamientos de los equipos, según protocolo